Cómo manejar la ansiedad de los niños

Por: / Junio 2020

Durante el aislamiento los niños pueden estar experimentando cambios en su comportamiento debido a la nueva cotidianidad y la incertidumbre frente a la pandemia. Especialistas comparten recomendaciones para lidiar con los sentimientos que los agobian.

SEPARADOR

 
A

ntes de hablar de los consejos que harán que nuestros niños se adapten mejor a la situación actual, es vital aclarar que todos los comportamientos y actividades que realizamos los adultos en medio de esta crisis afectan e influyen a nuestros niños. Ellos notan nuestra preocupación, el tono de voz distinto con el que hablamos por teléfono cuando estamos preocupados, el tema recurrente que tocamos en la mesa, la cantidad de veces que miramos el celular y terminamos con una expresión dramática.

Catalina Ayala, psiquiatra de niños y adolescentes de Colsanitas, lo confirma: “Ellos perciben la ansiedad que hay en la casa, aunque tratemos de ocultarlo. Están consumiendo las mismas noticias que nosotros y tienen dudas frente a lo que está ocurriendo. Además, muchos extrañan su colegio, sus amigos y las actividades que antes podían hacer en lugares distintos a su casa”.

SEPARADOR

"Si un niño está de mal genio, la sugerencia es ponerse a su nivel, hacer contacto visual y preguntarle qué pasa".

SEPARADOR

Esto se traduce en cambios en su comportamiento. Por ejemplo, los menores de dos años pueden estar más inquietos, los de dos a cinco años pueden verse más irritados, o les puede cambiar la rutina del sueño, lloran o se molestan con facilidad, se ponen muy inquietos porque están gastando menos energía. Los de edad escolar (de seis a once años) pueden manifestar su preocupación desobedeciendo, quejándose, irritándose con más frecuencia. Y los adolescentes demuestran su ansiedad dejando a un lado las rutinas o pasando mucho tiempo en las pantallas. Todos estos signos son relativamente normales y no hay que alarmarse si están ocurriendo. Lo más importante es:

Explicar a los niños, no importa su edad, por qué no podemos salir. Repetirlo cada día si es necesario y, según la edad, ampliar la información. UNICEF tiene una guía muy útil, descargable. Búsquela en su página web como Lo que madres, padres y educadores deben saber sobre el coronavirus/Unicef.

Establecer, en la medida de lo posible, algunas rutinas, especialmente una hora para levantarse y una para acostarse. Dentro de la rutina debe haber espacio para el estudio, la actividad física y la diversión.

Mantener la comunicación virtual con los amigos y familiares de los niños para que no se sientan solos y entiendan que todos estamos pasando por la misma situación.

AnsiedadCUERPOTEXTO

Algunas herramientas

Isabel Caicedo, psicóloga y pedagoga infantil, fundadora de Criar Conciencia, sugiere las siguientes técnicas para ayudarles a los niños a entender sus emociones y manejarlas sin padecerlas.

Técnicas de mindfulness (atención plena). Se trata de ejercicios para mejorar en los niños la atención, la calma y la gestión emocional. En YouTube se pueden buscar estos ejercicios (el perfil de Gozenonline tiene varios tutoriales).

Si un niño está de mal genio, la sugerencia es ponerse al nivel del niño, hacer contacto visual, preguntarle qué pasa, porqué se siente así y tratar de hablar de sus emociones. Lo principal es que sepa que lo entendemos, que comprendemos que puede estar cansado por el encierro, pero también hacerle entender que eso no lo podemos cambiar. Lo que sí podemos cambiar es lo que hacemos durante el confinamiento: las actividades, la diversión.

Involucrarlos en nuestras actividades, que entiendan que en estos momentos la familia es un equipo. Los niños desde muy pequeños pueden limpiar con un trapo, guardar, ayudar en la cocina bajo supervisión. Esto les ayuda a evitar la ansiedad pues, generalmente, cuando la sienten es porque necesitan más compañía.

Ubicar un “rincón de la calma” o “mesa de la paz”. Es un lugar de la casa donde hay material didáctico que puede ayudarle al niño a controlar la ira o la frustración. En ese espacio puede haber una canasta con diferentes objetos como un espejo, un libro que les guste, botellas sensoriales (son muy fáciles de hacer, en YouTube hay tutoriales) y se deja al niño interactuar con estos objetos que él ya conoce. Si el niño es muy pequeño debe estar acompañado en este lugar, por si quiere hablar de lo sucedido y así ayudarle a razonar. 

Hacer una “Ruleta de las emociones”. Es una ruleta hecha de cartón o cartulina en la que hay diferentes opciones para que el niño pase del malestar emocional a la tranquilidad. Lo ideal es hacerla con ellos y que sean los niños los que decidan qué debe ir en cada casilla, cuál es la estrategia que van a usar para relajarse.

AnsiedadHOME

Trastornos alimenticios, otra consecuencia de la ansiedad en los niños

La ansiedad puede ser definida como un miedo intenso, una emoción que pierde el control. Como los niños, sobre todo los más pequeños, no siempre expresan claramente sus emociones pueden padecer trastornos en el sueño o la alimentación, pues son las actividades de supervivencia que ellos están fortaleciendo. Anamaría López, magister en psicología infantil de la Universidad del valle, hace las siguientes recomendaciones para que los hábitos alimenticios saludables de los niños no se vean trastornados en la cuarentena:

Atienda las emociones de su hijo. Los adultos podemos identificar más fácilmente el momento en el que un niño está atravesando un mal rato, y podemos ayudarlo a identificar qué está sintiendo y cómo lo está manifestando. Después de esto se debe gestionar junto a él la solución.

El buen ejemplo es esencial. Mantener las rutinas de alimentación: sentarse a la mesa en las tres comidas del día, ofrecer siempre comida sana, pero no obligarlos pues esto puede convertir la experiencia de la comida en un momento traumático.

Use la distracción cognitiva cuando el niño sea insistente con el dulce. Los niños suelen ser insistentes con muchas acciones, entre ellas comer dulce. Si ya le ha dado al niño una pequeña porción y sigue pidiendo, distráigalo para que él piense en algo diferente a lo que está solicitando y disminuya su insistencia. 

SEPARADOR

"Es importante involucrarlos en nuestras actividades, pues en estos momentos la familia es un equipo".

SEPARADOR

¿Qué hacer cuando hay algún trastorno?

En el caso de los niños con algún Trastorno del Espectro Autista, lo más importante es que si ya venían trabajando con un psicólogo lo sigan haciendo y se apoyen en él durante este proceso de aislamiento. La mayoría están ofreciendo apoyos virtuales. Ellos son quienes más van a sufrir con el encierro, así que no los descuide. En caso de no tener esta ayuda profesional entonces se deben establecer rutinas con mucho esmero, para tratar de que los cambios no los afecten en demasía. Hacerles un horario visual y ser muy claros con las actividades. Por lo general los padres de niños con síndrome de Asperger saben en qué momento se están desesperando, entonces pueden “anticiparse” a la crisis y explicar las razones por las que no se puede salir. Tratar de negociar esa salida por otra actividad que lo reconforte, pues en este momento la prioridad es mantener su salud física.

 

SEPARADOR

Etiquetados con: Ansiedad / Niños / Salud / Actualidad /

Compartir

Dejar un comentario