Guía para hacer pausas activas de forma correcta

Las pausas activas son una herramienta fundamental en la prevención de enfermedades. Conozca esta guía detallada para practicarlas donde se encuentre.

SEPARADOR

Las rutinas laborales han cambiado para muchas personas, generando hábitos y costumbres que impactan el cuerpo. Las pausas activas promueven una atención física y emocional para protegernos. Descubra cómo practicarlas. 

¿Qué son las pausas activas? 

La cantidad de horas que pasamos trabajando frente a un computador limitan el movimiento diario de una persona; estas dinámicas laborales provocan consecuencias en el cuerpo como el sedentarismo. 

Según el Ministerio de Salud de Colombia, las pausas activas son sesiones de actividad física que se practican en el entorno laboral, con una duración continua de 10 minutos, y buscan: 

- Fomentar la actividad física cardiovascular

- Ayudar al fortalecimiento muscular

- Mejorar la flexibilidad

- Reducir el riesgo de enfermedades

- Evitar lesiones musculares 

¿Por qué es importante implementarlas? 

Durante la jornada laboral, las personas realizan la mayoría de actividades laborales sin levantarse de su puesto, muchas veces consumiendo alimentos en el mismo sitio en el que operan. Esta falta de movimiento produce cambios metabólicos y estructurales en el cuerpo.

Las pausas activas son clave en el objetivo de mejorar las condiciones físicas de las personas y así evitar el daño que produce el sedentarismo. 

Las pausas activas en el trabajo

Para muchos trabajadores es difícil detener sus labores durante el día para realizar pausas activas. Los hábitos desarrollados durante largos períodos de tiempo se convierten en tendencia; sin embargo, cambiar es posible y necesario para cuidar la salud. 

Cuerpo texto Pausas activas

Las pausas activas en el espacio laboral implican no solamente levantarse del puesto, sino una serie de dinámicas que ayudan a la protección de los distintos órganos del cuerpo. Se deben realizar: 

- Ejercicios de fuerza

- Estiramientos

- Ejercicios de cardio  

- Respiraciones

- Relajaciones con cambios de actividades

Ejercicios 

Es necesario realizar pausas activas en repetidas ocasiones durante la jornada laboral. Lo recomendable es practicarlas cada dos o tres horas, y al iniciar y terminar el día.  

Uno de los ejercicios recomendados es caminar. Aunque el ritmo dependerá de su estado físico, a medida que este mejore, será importante aumentar la velocidad, para acelerar el ritmo cardíaco.   

También puede subir y bajar escaleras. Es importante que tenga en cuenta la condición de sus rodillas porque los descensos pueden impactarlas. Realice este ejercicio en intervalos de 30 segundos sin detenerse, esto le ayudará a mantener la regularidad. 

Otro ejercicio sugerido es saltar lazo, una actividad muy común en la infancia, que también representa numerosos beneficios en la adultez, tanto en el aspecto físico, como en el motriz. 

Antes de empezar cualquiera de estos ejercicios, se recomienda calentar para no perjudicar sus músculos. 

Estiramientos

El estrés es un estado de cansancio que afecta los músculos. Algunos síntomas comunes son el dolor de espalda, de cuello y hasta fatigas emocionales. Las pausas activas ayudan a disminuir estos síntomas, y los estiramientos son su complemento. 

Estirar el cuello, los hombros, las manos, los brazos, las piernas y la espalda, activa los músculos y el flujo sanguíneo. Procure enfocarse en sus extremidades para disminuir el cansancio acumulado al permanecer en una misma posición. 


SEPARADOR

Etiquetados con: Vida / Recomendaciones / Trabajo / Actividad física /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar