No siempre es recomendable combatir la tos

Por: / Enero 2022

La mayoría de las veces la tos del resfriado es benigna, lo importante es mantenerse atentos a su evolución para evitar complicaciones. 

SEPARADOR

E

n general, la tos es un mecanismo de defensa del organismo para expulsar el moco o la flema que se produce durante un episodio gripal. Según Claudia Lis Villanueva, pediatra de Colsanitas, “en la mayoría de niños es una tos benigna y suele estar asociada al resfriado”. 

Generalmente, la tos asociada al resfriado es autolimitada, es decir, pasa cuando termina el episodio de gripe. Por lo tanto, no siempre es bueno combatir la tos, pues es la herramienta que nos ayuda a expulsar el virus. Entonces, ¿cuánto debería durar? Entre una y dos semanas, siendo más fuerte durante la primera semana y disminuyendo paulatinamente durante la segunda semana del episodio gripal. 

“Cuando hay episodios asociados a otro tipo de enfermedades, puede durar mucho más tiempo. Hay que tener en cuenta esos factores que pueden mostrar que la tos no es normal”, señala la pediatra. ¿Cuáles son los signos de alarma por los que debemos acudir a consulta médica o urgencias?

Signos de alarma

Cuando la tos se hace muy frecuente e impide que el niño pueda hablar, comer o dormir; cuando le aparece un halo azul alrededor de la boca; o provoca una dificultad respiratoria. 

La doctora Villanueva explica que la dificultad respiratoria en un niño es una respiración más rápida de lo normal, o que empieza a presentar tiraje, es decir, cuando los músculos entre las costillas tiran hacia dentro, y es ahí cuando se debe acudir a un profesional.

Según el Ministerio de Salud y Protección Social, la población más afectada por la incidencia de los virus respiratorios son los menores de cinco años y los principales síntomas son: fiebre, malestar general, congestión y secreción nasal; también se pueden presentar síntomas como tos, dolor de garganta, expectoración y dificultad para respirar.

¿Son recomendables los antitusivos?

La pediatra explica que, aunque existen medicamentos antitusivos aprobados, no son muy recomendables por varias razones. Lo primero es que los padres eviten la automedicación y consulten con el especialista para que éste les dé una prescripción médica en caso de que la necesiten. “En muchos casos, impulsados por procurar el bienestar y detener la tos, impiden que el niño expulse la flema y esto provoca una inflamación a causa de esas secreciones que quedan en el cuerpo”, explica la pediatra. 

En casos más puntuales como en el síndrome coqueluchoide o en la tosferina, cuando el paciente realmente no deja de toser ni un minuto, sí es importante ayudarse con antitusivos, pero siempre por prescripción médica. 

¿Y qué pasa con los jarabes? La doctora Villanueva comenta que hay varios jarabes para la tos que más que calmar el resfriado, lo que hacen es hidratar la garganta y bloquear un poco los receptores de tos que se encuentran en ella para que el niño tosa menos”. 

Uno de los riesgos que se corren a la hora de darle jarabes dulces a los niños es que, por ejemplo, en la farmacia no saben si el niño es diabético y esto puede empeorar su estado de salud. Incluso, señala la doctora, es mejor darles algunos remedios caseros que no afectan su salud, como la miel, que logra un bloqueo natural de los receptores de tos que pueden estar descubiertos por episodios de tos frecuentes. “Se ha visto que la miel puede ayudar a humectar y produce una mejoría de forma natural; el líquido en general,  hasta la leche puede calmar”, comenta. 

TosNiños CUERPOTEXTOAunque existen medicamentos antitusivos aprobados, no son muy recomendables por varias razones.

Tenga en cuenta

Estas son algunas recomendaciones del Ministerio de Salud y la pediatra Claudia Lis Villanueva:

  • Evitar las corrientes de frío.

  • Manténgalo bien hidratado.

  • Si es necesario, acueste al niño semisentado, para evitar que caiga flema hacia atrás y la tos aumente.

  • Evite el contacto del niño con personas con gripa o resfriado. 

  • Si es un bebé menor de seis meses, suministre solamente leche materna en mayor cantidad, por lo menos, diez veces al día.

  • Si el niño tiene más de seis meses, proporcione alimentos recién preparados, de alto contenido nutricional y energético (frutas, verduras y carnes), y leche materna.

  • Evite el contacto con fumadores.

  • Para aliviar la tos y el dolor de garganta, además de miel, puede darle a su hijo bebidas aromáticas o té. 

  • Ventile a diario la casa y habitación.

  • Verifique que el esquema de vacunación esté completo para su edad.

  • La hidratación es la clave para controlar la enfermedad y evitar mayores complicaciones.

 

* Periodista de Bienestar Colsanitas.

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar