Tutores virtuales

Por: / Ilustración: Luisa Martínez / Agosto 2021

Aunque en YouTube abundan los contenidos frívolos y banales, también hay una gran cantidad de videos útiles que divulgan conocimiento sobre todos los temas.

SEPARADOR

H

ace unos días recibí la segunda dosis de la vacuna y en cierta medida la pandemia y el aislamiento poco a poco comienzan a ceder algo de terreno. Estar vacunado lleva, de una u otra forma, a mirar 18 meses hacia atrás, hasta marzo de 2020, cuando acá en Colombia comenzó toda esta locura que ha puesto al mundo más patas arriba de lo que ya estaba. Caigo en cuenta de que, además de mi familia cercana, la perrita Pasiflora y el gato Nakamichi, una compañía fundamental en este tiempo suspendido de angustia e incertidumbre ha sido YouTube una herramienta que me ha ayudado a sobrellevar de manera provechosa muchas horas libres de encierro inevitable.
SextoPiso177 CUERPOTEXTO

Dirán que a mi edad yo no tengo nada que hacer ahí, que no formo parte del “target” de esa plataforma de videos que por lo general se asocia con la banalidad, la frivolidad y el culto a la ignorancia. Lo primero que se le viene a la cabeza a mucha gente cuando oye la palabra “YouTube” son canales de ídolos de adolescentes que logran millones de seguidores en todo el mundo por el solo hecho de romperse huevos crudos en la cabeza o por recomendar maneras atrevidas de maquillarse y donde se hacen virales videos de personas que sufren accidentes jocosos. Por este tipo de material (quienes lo comparten están en todo su derecho de hacerlo), muchas personas jamás se asoman por esa plataforma. Es cierto que se ahorran muchísimo contenido intrascendente pero también se pierden de una oferta casi ilimitada de aportes muy valiosos para todos los gustos e intereses.

Varios de los temas que a mí me han apasionado a lo largo de la vida están allí presentes. Por ejemplo, he podido ver decenas de películas de directores italianos de los años 50, 60 y 70. Algunas las había visto hacía 35 o 40 años. Otras jamás las había podido ver.

Gracias a YouTube he podido ver la historia de decenas de modelos de aviones, crónicas de automovilismo, recordar goles de mundiales de fútbol que vi cuando estaba en el colegio, muy divertidas críticas de arte, excelentes profesores y divulgadores de temas tan complejos como matemáticas y física… YouTube es una musiteca y videoteca inagotable de cualquier tema que se les pase por la cabeza.

Pero no todo ha sido diversión y entretenimiento. Para quienes llegamos a una edad en la que suele haber más tiempo disponible y ritmos más pausados, obviamente existen posibilidades como leer, ejercitarse, caminar… y meterse a YouTube a aprender.

Me impresiona la gran cantidad de personas que se toman la molestia de hacer videos para enseñar asuntos de la más diversa índole. Por ejemplo, el año pasado pude presentar mi declaración de renta en la complicadísima página de la DIAN y evitarme ir a un banco en pleno pico de la pandemia gracias a un tutorial que apenas dura dos minutos y medio.

Como la música es uno de mis pasatiempos predilectos y le he dedicado mucho tiempo a lo largo de mi vida, me centraré un poco en ese tema para mostrar algunos ejemplos. He visto decenas de tutoriales con trucos para utilizar aparatos tales como sintetizadores y programas de edición. Lo que muchas veces es un dolor de cabeza (por ejemplo, lidiar con los manuales de instrucciones de instrumentos y programas) en YouTube alguien en lengua castellana lo resuelve de manera brillante y entretenida en cinco o diez minutos.

Y lo mejor es que, gracias al algoritmo que detecta los intereses de cada persona, YouTube sugiere contenidos similares a los que uno busca y así una cosa lleva a la otra. Hace pocos días el algoritmo me permitió conocer el canal de un músico inglés que en 20 minutos me despejó una serie de dudas que yo cargaba desde hacía 40 años con respecto a los acordes disminuidos. Estos son apenas algunos de mis ejemplos en año y medio de confinamiento. Historias como la mía hay millones. Sólo basta curiosear un poco en YouTube para que se abran las puertas que nos permiten acceder a decenas de posibles tutores virtuales. (Continuará).

 

*Periodista y escritor. Miembro del consejo editorial de Bienestar Colsanitas.

SEPARADOR

Etiquetados con: Eduardo Arias / Bienestar / Vejez / Internet / Aprendizaje /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar