Claves para prevenir el abuso en menores

Estar informados puede marcar muchas diferencias, incluyendo la posibilidad de actuar a tiempo para evitar la violencia sexual en niños y niñas.

SEPARADOR

El abuso sexual infantil implica “la transgresión de los límites íntimos y personales del niño o la niña; supone la imposición de comportamientos de contenido sexual por parte de una persona (un adulto u otro menor de edad) hacia un niño o una niña, realizado en un contexto de desigualdad o asimetría de poder, habitualmente a través del engaño, la fuerza, la mentira o la manipulación”, según Save the Children, una ONG internacional que trabaja por los derechos de la niñez. 

En Colombia, es delito cualquier acto sexual con menor de 14 años, pero cada 22 minutos se registra un caso de abuso sexual infantil y el 85,5 % de las víctimas son niñas. ¿Qué pueden hacer los padres para enseñar a sus hijos a identificar la violencia sexual?

Abuso menores 1 c

1. Hablar con los niños y niñas de las partes del cuerpo, sin nombres, eufemismos o palabras ambiguas. Explicarles cuáles son privadas y por qué, adaptando la información a su desarrollo físico y mental. De esta manera podrán identificar el abuso en lugar de pasarlo por alto. 

2. Transmitir el concepto del consentimiento no solo con afirmaciones sino con hechos. No los obligue a saludar de abrazo, beso o contacto físico a otras personas si ellos no quieren. Así podrán interiorizar que tienen derecho a decidir sobre su cuerpo y que los demás deben respetarlo.

3. Evitar la normalización de relaciones de pareja entre personas con amplia diferencia de edad. “Normalizar estas relaciones puede hacer que los niños bajen la guardia cuando una persona mayor que ellos se acerca con fines supuestamente románticos o con tocamientos”, dice Diana Sánchez, psicóloga clínica, magister en criminología y victimología.

4. La empatía, la confianza y la comunicación son fundamentales para que los niños no tengan miedo a contar alguna situación de abuso. Frases como “siempre te vamos a creer”, “cuando pase algo que te haga sentir incómodo, puedes contarnos”, “no te vamos a juzgar”, pueden ayudar.

5. Es necesario ser conscientes de que el abuso sexual puede suceder en cualquier momento, en cualquier entorno e incluso a los hijos propios. No se trata de normalizarlo, sino de estar alerta y no confiarse. 

6. Dentro de la educación y formación de los niños es fundamental hablar de intimidad para que los menores aprendan a protegerse y cuidarse. Por ejemplo, cambie a los niños en lugares privados, y no en espacios públicos, para fortalecer el mensaje de que la intimidad es un derecho y una manera de protegerse.

7. Confiar y leer respuestas corporales. Sudoración, deseo de huida, sensación de intimidación o manos frías durante alguna situación específica como a la hora de recibir cierto tipo de caricias o estar en ciertos espacios o con determinadas personas pueden ser indicadores de una reacción ante peligro o incomodidad que genera una persona. “Enseñarles a los niños, niñas y adolescentes a confiar y leer estas respuestas facilita la comunicación de un problema”, explica Sánchez. 

8. No promueva los secretos en la familia. Los abusadores piden a los niños que les guarden un secreto para evitar ser descubiertos.

9. Acudir a las consultas pediátricas de control: la doctora Gloria Escobar, pediatra adscrita a Colsanitas, recomienda un seguimiento con el especialista. Suele suceder que en la consulta logran percibirse algunas alertas y cambios emocionales o conductuales en los niños. 


Más información: Guía para evitar el abuso en niños y Claves para hablar con los hijos de salud sexual.

 

 

 

 

 

*Bienestar Colsanitas.SEPARADOR

 

Etiquetados con: Recomendaciones / violencia sexual / Niños /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar