Perfectos desconocidos, la obra de teatro

Por: / Abril 2022

El Teatro Nacional celebra sus 40 años con un nuevo repertorio, Perfectos desconocidos, una divertida comedia que revela lo que esconde un teléfono celular. 

SEPARADOR

En el año 2016, durante un vuelo de Madrid a Bogotá, el actor Patrick Delmas quedó enganchado con la película italiana Perfetti sconosciuti, escrita y dirigida por Paolo Genovese. Mientras pasaban los fotogramas pensó que sería un éxito llevarla a las tablas. Cuando aterrizó el avión le contó la idea a su socio, colega y amigo Fernando Arévalo. Un par de meses después la cinta llegó a las salas de cine del país, Arévalo fue a verla y también quedó fascinado con la historia. Entre los dos compraron los derechos, tradujeron el texto, lo adaptaron para teatro, le pusieron modismos colombianos y llevaron el proyecto al Teatro Nacional. 

Perfectos desconocidos se desarrolla en la terraza de una casa de familia donde un grupo de amigos se reúne a comer pizza mientras ven el eclipse de una noche de viernes; es la vivienda de Cristóbal (Carlos Manuel Vesga), Marcela (Laura Junco) y su hija adolescente, Sofía (María José Jaramillo). Los primeros invitados en llegar son Philippe (Patrick Delmas) y Carlota (Mabel Moreno), una pareja desgastada que lleva 16 años de matrimonio; luego entran los felices recién casados Violeta (Carolina Acevedo) y Lucho (Giancarlo Mendoza). Todos tienen curiosidad por conocer a Jennifer, la nueva novia de Julio (Fernando Arévalo), que será presentada en sociedad. 

TeatroSoraya CUERPOTEXTO

Mientras tanto, se ponen al día con las últimas noticias: hablan del divorcio de Catalina y Diego, que se van a separar porque ella espió el celular de él, se enteró de que tenía una amante y hasta ahí llegó la relación. “Aquí guardamos todo, dice Marcela señalando el celular, es la caja negra de nuestras vidas, ¿cuántas parejas no se separarían si pudieran revisar el celular del otro? Les propongo un juego, vamos a poner todos nuestros celulares sobre la mesa, leeremos en voz alta cualquier mensaje de texto, de WhatsApp o correo electrónico que llegue, y contestaremos las llamadas en altavoz”.

“Es una obra que habla de una actualidad muy brava, de la relación del hombre y la tecnología, de su dependencia y de cómo a través de estos dispositivos podemos tener hasta nuestra conciencia ahí metida”, explica Jorge Hugo Marín, director de esta comedia que puede clasificarse como negra por el drama de la situación y por la capacidad de burla entre los personajes. Se dan duro todo el tiempo. Persiste un amarillismo inclemente cada vez que suena un teléfono, y se destapa un velo interesante a través del juego, en el que se van manifestando señales de homofobia, machismo, clasismo, hipocresía y falsedad. 

TeatroSoraya2 CUERPOTEXTO

Es un formato fácil de entender, que genera una reflexión contundente: el uso que le damos a la tecnología y la manera en la que nos relacionamos con ella. Aunque por la universalidad del tema el texto de Genovese ha inspirado el surgimiento de versiones cinematográficas y teatrales en España, Francia, México, Argentina, Líbano y Corea del Sur (algunas disponibles en Netflix), este montaje tiene varios encantos únicos. El final es inteligente, la música —compuesta por Juan Cataño e inspirada en el jazz de las introducciones de las películas de Woody Allen— tiene una relación precisa con los momentos de contemplación del eclipse y con los instantes más críticos y caóticos del juego, la estructura está milimétricamente armada con un ritmo de comedia que se mantiene en sus 90 minutos y las interpretaciones de sus ocho personajes proponen diferentes maneras de entender la vida.

La obra no está en la palabra, las situaciones se arman con acciones y el entramado parece simple, pero es una partitura exacta que no le deja cabida a la improvisación. El drama es extremo, el público se contagia del estrés que sufren los personajes, pero las desgracias que van aumentando progresivamente desatan risas y aplausos que responden a la verdad con la que trabajan los actores. 

Perfectos desconocidos se estrenó el pasado 17 de marzo, y desde la fecha no ha parado de llenar boletería en cada función. Este proyecto, que comenzó a gestarse justo antes de la pandemia, finalmente vio la luz en el mejor momento: cuando el Teatro Nacional cumple cuatro décadas y celebra su vida en las tablas con un fascinante repertorio nuevo.

 

Teatro Nacional La Castellana

Calle 95 No. 47-15

Bogotá 

Funciones 

Jueves y viernes 8:30 p.m.

Sábados 6 p.m. y 8:30 p.m.

Domingos 6 p.m. 

 

Entradas en https://teatronacional.co/perfectos-desconocidos/#entradas

 

Fotografías: Cortesía de Juan Diego Jaramillo Mendoza y Gabriel Carvajal*

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar