Los correos que no borramos consumen energía

Por: / Marzo 2022

Navegar en internet, tener varias pestañas abiertas o guardar correos durante años tiene un costo para el planeta. ¿Qué podemos hacer?

SEPARADOR

Hagamos un ejercicio sencillo para calcular la basura electrónica que cada uno ha generado desde que empezó a usar internet. Usted abre hoy su correo electrónico y encuentra correos que le han llegado hoy y los últimos 10 días, según la configuración que tenga en su correo. Leerá los que son importantes, dejará reposando los que no y borrará algunos, si tiene tiempo.

Esos correos sin revisar están siendo almacenados en “la nube”, es decir, una gran cantidad de servidores dispuestos en una infraestructura gigantesca distribuida en todo el mundo, incluida Colombia. Estos servidores reposan en enormes edificios o superficies, que deben mantenerse a temperaturas específicas (en muchos casos requieren aire acondicionado) para que no se calienten y funcionen adecuadamente. Además, están conectados a una fuente energética, custodiados por personas con la misión de conservar toda esa información que cada quien tiene archivada desde hace años. 

Las empresas de hosting, que son los que almacenan su información y ofrecen esos servicios, buscan instalaciones en las principales ciudades del mundo para garantizar el buen funcionamiento de internet, la seguridad física de los servidores, la estabilidad de la energía, entre otros factores que cuestan dinero y recursos naturales. Todo para que usted no pierda ese correo.

Pilar Galindo Garzón, ingeniera de sistemas y especialista en ingeniería de software, explica cuáles son esas prácticas que deberíamos implementar si queremos reducir nuestros residuos en la nube:

Borrar periódicamente correos que ya no necesitamos. Los que más pesan, los más viejos, los que ya no vamos a consultar. Así liberamos ese espacio de almacenamiento y capacidad de procesamiento, de forma que pueda ser aprovechada en tareas más útiles. Galindo resalta el estudio realizado por la compañía energética OVO, que analizó 64.000.000 de correos innecesarios enviados a diario por los habitantes de Reino Unido. Concluyó que los británicos envían, en promedio, 11,29 correos innecesarios a la semana. “Si tan solo dejaran de enviar uno de esos mensajes, se dejaría de emitir a la atmósfera 16.433 toneladas de dióxido de carbono en un año. El equivalente aproximado a retirar de circulación 3.334 carros de gasolina”, confirma el informe.

BasuraElectronica CUERPOTEXTO

No envíe correos electrónicos innecesarios. Aquellos que solo van con un “gracias, ok, recibido, buen fin de semana”, ya que se sumarán a esa gran cantidad de basura que no desechamos.  

Si se le acaba el espacio de almacenamiento en alguna red o en el correo, no compre más. Dedique algunas horas a borrar los correos que no necesita para que no demande más espacio, que se convierte en más energía, trabajadores, infraestructura, etc.

No mantenga el computador con múltiples pestañas abiertas. Esto genera tráfico en la nube cuando las pestañas deben actualizarse constantemente para que usted pueda leerlas. Como esas ventanas pasan tanto tiempo esperando ser leídas, así mismo deben estar listas y actualizadas todo el tiempo que las tenga abiertas.

Borre el caché o el historial de su computador. Si no lo hace nunca, el disco duro de su equipo tendrá que estar haciendo optimizaciones permanentes para tener espacio y lograr que todos los servicios conserven su velocidad. El equipo busca estrategias para que la información siempre esté a la mano, y este proceso hace que el computador se vuelva más lento con el tiempo. Cuando la máquina ya no tiene espacio, solemos comprar otro computador, cuando en realidad lo que necesita es mantenimiento. Esto mismo ocurre con el celular. 

Borrar el caché o historial de su computador es muy fácil. Abra su explorador (Google Chrome, Safari, Explorer, Firefox) busque los tres puntos verticales en la esquina superior derecha del navegador, vaya a configuración/seguridad y privacidad/ borrar datos de navegación.

Alargue la vida útil de sus aparatos electrónicos. Galindo sugiere no desecharlos en cuanto dejan de funcionar alguna de sus herramientas, pues se convierten en Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE). Lo mejor es alargar su vida útil haciendo mantenimiento constante para evitar que los celulares, computadores, tabletas, y otros electrodomésticos dejen de funcionar tan rápido. Si ya definitivamente es hora de desecharlos, recomienda ubicar los puntos donde los reciben y les dan la disposición adecuada, evitando así impactos al medio ambiente y a la salud humana. En Bogotá existen 34, encuentre el más cercano aquí.

Las criptomonedas y el consumo energético

Los activos o monedas digitales respaldadas por registros transparentes de transacciones en línea como Bitcoin, Ethereum, Solana o Polkadot, entre otros, también consumen mucha energía. Para que estas transacciones funcionen debe haber toda una red de computadores conectada que las valide todo el tiempo, todo el día, en casi todos los lugares del mundo. En un estudio de la universidad de Cambridge, se demostró que el consumo energético de la red de Bitcoin alcanza los 123,77 teravatios por hora (TWh). Si la red de Bitcoin fuera un país, se encontraría entre los 30 con mayor gasto de electricidad en un nivel comparable con Noruega o Argentina. Si no se hace una transición energética de fuentes renovables no convencionales como la energía solar, eólica, geotérmica, de biomasa, las criptomonedas engrosarán las causas de la crisis ambiental cuyos efectos ya estamos percibiendo.

 *Periodista colombiana, frecuente colaboradora de Bienestar Sanitas.

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar
¿Diabetes? Ejercicio
Actividad física

¿Diabetes? Ejercicio

Placeres del gimnasio
Actividad física

Placeres del gimnasio