Abecé de la lactancia materna

Por: / Ilustración: Julia Tovar / Agosto 2021

Durante la primera semana de agosto se celebra en todo el mundo la lactancia materna, como una forma de crear conciencia sobre los beneficios para las mamás y sus bebés.

SEPARADOR

S

egún cifras de la Organización Mundial de la Salud, dos de cada tres niños no reciben exclusivamente leche materna en sus primeros seis meses de vida, contrario a las recomendaciones de los organismos médicos internacionales. En Colombia, menos del 50 % de los recién nacidos reciben lactancia exclusiva y, con la llegada del Covid-19, se ha intensificado la necesidad de educar a las futuras madres sobre la importancia de la leche materna. 

La mala nutrición en los primeros meses puede tener repercusiones irreversibles en el desarrollo físico y cognitivo de los recién nacidos, según información de la Organización Panamericana de la Salud. En pocas palabras: para que los niños crezcan sanos y fuertes, amamantar, desde la primera hora de vida, es la respuesta.  

La lactancia es el periodo inicial en el que madre e hijo se encuentran y comienzan a construir su vínculo afectivo. “En esta etapa, se aporta la mejor nutrición física y emocional que todo ser humano debería recibir al llegar a este mundo”, explica el doctor Camilo Sotomayor, pediatra puericultor y co-gestor de Pediatriando, una plataforma virtual que reúne a varios médicos especialistas, quienes comparten información valiosa para promover la buena salud en padres y niños. “Por sus componentes únicos y por ser inocuo para el bebé, la leche materna es el alimento perfecto”, añade. 

El perfil nutricional de la leche materna

Aquí, una de las primeras cosas que hay que aclarar es que, en los cuatro días posteriores al parto, la mujer produce una secreción láctea que se llama calostro. “Esta secreción es muy rica en inmunoglobulinas y, por esta razón, contribuye al desarrollo del sistema inmunológico del recién nacido”, explica la doctora Luisa Fernanda Becerra, nutricionista-dietista adscrita a Colsanitas. 

Por su parte, la leche materna ‘madura’ es un fluido biológico, vivo y cambiante acorde a las necesidades de cada bebé, cuya composición es perfecta para todos los niños. “Está compuesta de las mejores grasas, azúcares y proteínas, electrolitos, oligoelementos, vitaminas y además está llena de células y microorganismos vivos que irán a formar el microbiota del bebé y a construir los anticuerpos y defensas que protegerán al niño ante posibles infecciones”, explica Sotomayor.

Después del periodo exclusivo de lactancia y cuando el bebé alcance unos hitos en su desarrollo, el inicio de la alimentación complementaria debe realizarse de manera individual alrededor de los seis meses. “Aquí, lo más importante es que el proceso sea dirigido, individual y acompañado por un especialista; no habrá una estrategia única, por lo que cada bebé y cada familia tendrá sus necesidades particulares que deben identificarse y sobre este mapa construir la ruta alimentaria personalizada”, puntualiza el pediatra. 

SemanaLactancia CUERPOTEXTOPara que los niños crezcan sanos y fuertes, amamantar es la respuesta.

Los beneficios de la lactancia 

  • “La leche materna es natural, eco amigable, no deja huella sobre el planeta, es económica, no necesita preparación ni esterilización de biberones, no incrementa los costos sociosanitarios y es higiénica”, explica Becerra.

  • “Es fácil de ofrecer porque no necesita calentarse, almacenarse, está a temperatura perfecta y en el ‘recipiente’ adecuado y listo para cuando lo necesita el bebé”, dice Sotomayor.

  • La leche materna también ayuda a prevenir múltiples enfermedades en el bebé, desde infecciones gastrointestinales, alergias, entre otras.

  • De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lactancia materna es la mejor ‘vacuna’ contra la obesidad. 

  • Amamantar fortalece el vínculo afectivo madre-hijo. 

  • En esta etapa, la madre secreta oxitocina, la cual ayuda a fortalecer el vínculo y a mantener el interés en responder las necesidades del bebé.

  • Las madres que amamantan durante el primer año de vida de sus hijos, reducen el riesgo de padecer cáncer de ovario y de seno. 

  • Amamantar favorece la pérdida de peso en el postparto y también ayuda a la recuperación temprana del útero. 

  • Según la OMS, la lactancia a libre demanda y de manera exclusiva, favorece el espaciamiento de los embarazos (es decir, que la lactancia exclusiva funciona como un anticonceptivo natural).

¿Qué deben comer las madres durante esta etapa? 

La nutrición de las mujeres es fundamental durante esta etapa y, como siempre, la fórmula se puede resumir en dos palabras: suficiente y balanceado. La doctora Luisa Fernanda Becerra, dice que es recomendable incluir alimentos de todos los grupos: lácteos, carnes, aves, pescados, huevos, granos, cereales, tubérculos, frutas, verduras y grasas saludables incluyendo los frutos secos, entre otros. Es clave preferir alimentos naturales, evitando al máximo productos ultraprocesados que contengan aditivos, colorantes, químicos, azúcar, alérgenos y grasas trans. También se deben eludir el alcohol y el tabaco y limitar el consumo —a no más de dos tazas por día— de bebidas con cafeína como los tés, el café y el chocolate. 

Hay otro elemento muy importante que no se puede perder de vista: la hidratación. Casi el 90 % de la leche materna es agua, así que consumir líquidos es fundamental. Se recomienda que las madres tomen, aproximadamente, 12 tazas de agua al día. 

¡A promover la lactancia materna en Colombia!

Incrementar el porcentaje de bebés que reciben lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, es una tarea que todavía tiene varios desafíos en el país. “El principal reto es educacional, es decir, lograr difundir en todos los estratos la importancia de la leche materna. También falta personal de la salud formado en lactancia, así como espacios de información para que las mamás conozcan las realidades de la lactancia y la importancia de amamantar en la primera hora de vida”, explica el pediatra. “Es fundamental acompañar a las mujeres en caso de dificultades durante el primer mes para mejorar las tasas de lactancia materna exclusiva en nuestro país y generar campañas masivas de motivación que no solo inviten a las madres a amamantar, sino crear una cultura familiar, empresarial y social que favorezca y defienda la lactancia como un pilar fundamental de nuestra sociedad”, concluye.

Lactancia y Covid

Con la pandemia, surgieron muchas dudas alrededor de si las madres infectadas de Covid-19 podían o debían lactar y la respuesta es sí. Independientemente de si la mujer vive en una zona con altos niveles de contagio de Covid-19, o si tiene el virus, amamantar siempre debería ser la prioridad, pues la lactancia reduce la mortalidad en recién nacidos y proporciona múltiples beneficios para la salud y el desarrollo cerebral del niño, durante toda su vida. No hay evidencia científica que soporte que el Covid pueda transmitirse a través de la leche materna. La OMS recomienda a las madres que sean diagnosticadas con el virus que, en lo posible, utilicen tapabocas mientras amamantan y que sigan todas las recomendaciones de lavado de manos y desinfección de objetos continuamente. 

 

*Periodista de Bienestar Colsanitas

SEPARADOR

Etiquetados con: Recomendaciones / Covid19 / Madres / Lactancia / Bebés /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar