La verdad sobre la caspa

Por: / Junio 2021

¿Solo ocurre a los adultos? ¿Es contagiosa? ¿Tiene solución? La dermatóloga María Bernarda Durán, adscrita a Colsanitas, responde esas y otras preguntas sobre la más frecuente enfermedad capilar.

SEPARADOR

¿

Qué es exactamente la caspa?

Es una afección de cuero cabelludo y ocurre por la proliferación anormal de un hongo de la familia de las Malassezia. Este fenómeno genera una renovación muy rápida de las células de la epidermis
en el cuero cabelludo. De ahí que se vean capas adherentes grasas y de color gris amarillento.

¿Cuáles son sus causas? 

Una de las más frecuentes es el componente genético, pero también puede darse por cansancio excesivo, estrés, por tomar ciertos medicamentos o, incluso, debido a factores de contaminación. La caspa es un problema muy común: cerca del 50 % de la población adulta del mundo presenta algún tipo de caspa.

¿Existen diferentes tipos de caspa? 

Sí, existen dos principales tipos de caspa pitiriasis.

Caspa seca o pitiriasis simple: aparecen escamas de colores blanquecinos, finas y secas. Cuando la persona que tiene caspa se rasca la cabeza, éstas se desprenden de la piel y se expanden por el resto del cuero cabelludo.
Caspa o pitiriasis grasa: se ubica en las zonas donde hay más sebo, por ejemplo, en la frente o en la nuca. En este caso la escama es más grande, con un color amarillento debido a la grasa, y se pueden llegar a formar placas. Este tipo de caspa provoca enrojecimiento de la piel en los afectados.

Además, puede presentarse con diferente intensidad en cada persona. Puede ser leve, moderada o severa. En los dos últimos casos, se puede presentar enrojecimiento de la piel o picazón. 

¿La caspa se presenta solo en la cabeza?

No necesariamente. Puede aparecer sobre el cuero cabelludo y otras partes de piel grasa, como cejas, orejas, barba, las axilas o la ingle.

CASPA CUERPOTEXTO
La caspa es una afección de cuero cabelludo y ocurre por la proliferación anormal de un hongo de la familia de las Malassezia.

10 mitos sobre la caspa

1. Lavarse el pelo a diario puede producir caspa.

Mito. El lavado no produce caspa. El uso de un champú con ketoconazol, piritionato de zinc y ácido salicílico puede mejorar el cuadro de descamación del cuero cabelludo.

2. Las personas con pelo graso son más propensas a tener caspa.

Mito. La caspa puede aparecer en personas de pelo graso, seco o normal. 

3. A las mujeres les da menos caspa. 

Mito. Lo que sucede es que por tener el pelo corto, es más fácil verlo en hombres.

4. La caspa aparece en lugares muy cálidos.

Mito. Aunque los factores ambientales pueden influir en la aparición de la caspa, es más frecuente que esta aumente en climas fríos y secos.

5. Los niños no sufren de caspa. 

Mito. En los bebés es común una costra láctea en el cuero cabelludo y durante la adolescencia, cuando la producción de grasa es más intensa, es muy frecuente que aparezca caspa.

6. La caspa puede contagiarse. 

Mito. El hongo Malassezia no se transmite de una persona a otra. Sin embargo, puede haber una disposición familiar que haga que varios integrantes de una familia la presenten.

7. La caspa se produce por falta de higiene.

Mito. El exceso de sebo que produce el cuerpo genera un tipo de grasa. Pero no tiene ninguna relación con la higiene de una persona.

8. Los tratamientos son tan efectivos que reducen en un 100 % la caspa.

Mito. La caspa no tiene cura. Los tratamientos están hechos para mantener controlada la enfermedad.

9. La caspa induce a la caída del pelo.

Mito. Son dos enfermedades independientes y no tienen relación. Lo que sí comparten en una de las causas: el estrés.

10. El uso del secador produce caspa.

Mito. El hecho de secar muy bien el pelo ayuda a la eliminación de hongos. Sin embargo, utilizar el secador de manera incorrecta (muy caliente y demasiado cerca a la cabeza) hará que el cuero cabelludo presente resequedad. 

La cifra 
Cerca del 50 % de la población adulta del mundo presenta algún tipo de caspa.

    

Cinco pasos para combatirla

1. Se recomienda lavar el pelo de 2 a 3 veces por semana con champú suave y acondicionador anticaspa, que contengan ketoconazol, sulfuro de selenio, piritionato de zinc y ácido salicílico.

2. Aplicar con masajes suaves y movimientos circulares.

3. Secar con precaución. El aire muy caliente del secador puede irritar aún más el cuero cabelludo. 

4. No rascarse porque puede agravarse el problema y provocar infecciones.

5. En los casos de caspa severa y moderada o cuando hay compromiso del área de la piel de la cara, lo recomendable es acudir al dermatólogo para que determine el tratamiento ideal. 

 
*Periodista y productora. Colabora con medios de Colombia y México.

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar