Viruela del mono: fases, cuidados y recomendaciones

Por: / Agosto 2022

La mayoría de personas contagiadas se recuperan en unas cuantas semanas. No obstante, existe riesgo de que se convierta en una enfermedad grave.

SEPARADOR

En las zonas endémicas, la propagación de esta enfermedad puede ocurrir cuando una persona tiene contacto con otra que está contagiada, con un animal o material contaminado con el virus. El virus ingresa al cuerpo a través de la piel lesionada, aunque la lesión no sea visible; el tracto respiratorio; o las membranas mucosas: ojos, nariz y boca.

La transmisión persona a persona se produce por:  

- Microgotas de personas contagiadas que tosen o estornudan.  

- Contacto directo con lesiones o costras de la piel.

- Objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente.

- A través de la placenta (viruela símica congénita). 

Aún no hay evidencia de que el virus se transmita por vía sexual, sin embargo, todo contacto estrecho representa un alto riesgo de contagio. 

Los pacientes pueden contagiar a otros desde el inicio de la erupción cutánea hasta el proceso de cicatrización. Sin embargo, hay riesgo de transmisión desde la fase prodrómica de la enfermedad, es decir, durante los cinco primeros días desde el inicio de los síntomas.

Periodo de incubación

El período de incubación es el tiempo que pasa entre el contacto con la persona contagiada y el momento en que aparecen los primeros síntomas. Durante este tiempo no es probable que se pueda contagiar a otros.

- El período de incubación tiene un promedio de seis a 13 días, pero puede oscilar entre cinco y 21 días.  

- Durante este periodo las personas no tienen síntomas y pueden sentirse bien.

Periodo de invasión o prodrómico

El desarrollo de los síntomas iniciales marca el inicio de este periodo que dura aproximadamente cinco días con síntomas como:

- Fiebre  

- Dolor de cabeza  

- Dolores musculares  

- Dolor de espalda  

- Inflamación de los ganglios linfáticos

- Escalofríos  

- Agotamiento 

Periodo de erupción cutánea 

Inicia entre uno y tres días después de comenzar la fiebre. La evolución de las lesiones progresa en cuatro etapas: macular, papular, vesicular y pustular, antes de formar costra y descamarse durante dos a tres semanas.

Por lo general, estas lesiones aparecen en la cara y luego se extienden al resto del cuerpo. Se pueden observar pocas o muchas lesiones y afectan a las mucosas de la boca en un 70 %, genitales en un 30 %, el espacio entre el párpado y el globo ocular en un 20 % y la córnea. 

Al resolver la erupción pueden quedar cicatrices con hoyuelos o áreas de piel más clara o más oscura después de que se caigan las costras. 

Las características principales de las lesiones de piel son:  

- Varían en tamaño de 0,5 a 1 cm de diámetro.

- Son relativamente del mismo tamaño y están en la misma etapa de desarrollo en cada parte del cuerpo.  

- Producen fiebre antes de la erupción.  

- Provocan inflamación o hinchazón en los ganglios linfáticos.  

- Se presentan también en las palmas de las manos y las plantas de los pies.  

- Son dolorosas hasta la fase de curación. 

Pueden quedar cicatrices con hoyuelos o áreas de piel más clara u oscura después de que se hayan caído las costras. Solo hasta el momento de la caída de las costras la persona está libre del riesgo de contagiar a otros.

VIRUELADELMONO CUERPOTEXTO

Tratamiento 

No hay tratamientos específicos aprobados contra la infección por el virus de la viruela del mono, es importante cuidar la piel dejando que las erupciones se sequen y evitar tocar las lesiones de la boca o los ojos. 

Los síntomas suelen resolverse espontáneamente, aunque se han descrito complicaciones esporádicas como encefalopatía, neumonía, gastroenteritis con deshidratación, absceso retrofaríngeo y proctitis.

De acuerdo al criterio médico debe considerarse el seguimiento clínico y tratamiento para los pacientes con las siguientes características: 

- Personas con enfermedades graves como hemorrágica, lesiones confluentes, sepsis, encefalitis u otras afecciones que requieran hospitalización. 

- Personas con alto riesgo de enfermedad grave.

Consideraciones para el cuidado domiciliario, hogar y comunidad 

Los pacientes que se aíslan en el hogar deben tener una buena alimentación e hidratación. Las personas con mayor riesgo de enfermedad grave como los niños, las mujeres embarazadas o los pacientes inmunodeprimidos, deben ser evaluados por su médico tratante para determinar en seguimiento de los síntomas.  

El aislamiento debe hacerse en un área separada de otros miembros del hogar, lejos de las áreas compartidas y garantizar que la persona sea capaz de asumir su autocuidado. Si la persona afectada no puede garantizar su autocuidado, se debe designar una persona con buena salud y que tenga vacunación contra viruela o viruela símica para que la apoye.  

Además, es importante tener precaución para manipular y limpiar la ropa de cama y las superficies: 

- Las sábanas y la ropa de cama deben levantarse y enrollarse con cuidado para evitar la dispersión de partículas infecciosas. No se deben sacudir. 

- Solo el paciente debe manipular y lavar su ropa de cama, ropa, etc. 

- La ropa de cama, las toallas y la ropa del paciente deben lavarse por separado. 

- La ropa y las sábanas de la persona se pueden reutilizarse después de lavarlas con jabón y prefe agua caliente o derivados del cloro si no hay agua caliente.  

- Los objetos y superficies deben limpiarse con agua y jabón y desinfectarse periódicamente. Preste especial atención a las superficies que se tocan con frecuencia.  

- Use un trapeador húmedo, no barra en seco para evitar la dispersión de partículas.  

- Los muebles, tapetes o alfombras deben limpiarse con vapor cuando sea posible. Evite pasar la aspiradora.  

- Los desechos deben depositarse en bolsas fuertes y bien atadas. 

Atención a la salud mental 

El brote de viruela del mono puede provocar efectos mentales y psicosociales significativos, incluidos: 

- Miedo a la enfermedad o la muerte. 

- Aislamiento físico y social de la familia o comunidad. 

- Estigma asociado al diagnóstico. 

En caso de síntomas persistentes de afectación mental, es importante remover posibles herramientas de autolesión, activar el apoyo psicosocial, hacer un seguimiento de la persona y consultar a un profesional.

 

*Información del Instituto Global de Excelencia Keralty

SEPARADOR

 

Etiquetados con: Salud / Cuerpo humano / Recomendaciones / virus / Cuidados /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar