Mitos y realidades del parto

Por: / Octubre 2022

Los partos traumáticos, con mujeres que lanzan alaridos y sudan mientras médicos y enfermeras revolotean a su lado funcionan bien para una película, pero no para traer un bebé al mundo. El final de la dulce espera no tiene que ser amargo si uno deja que los profesionales hagan su trabajo.

SEPARADOR

 

Mito:La cesárea es menos dolorosa que el parto natural Falso. Si bien es cierto que el parto natural puede ser doloroso, los métodos de analgesia actuales pueden volver muy tolerable el proceso. Por otra parte, con anestesia o sin ella, el umbral de dolor de cada mujer es diferente, por lo cual cada una experimenta el parto de una manera distinta. También hay que tener en cuenta que la cesárea es un procedimiento quirúrgico, cuya etapa posoperatoria puede ser dolorosa y requerir analgésicos potentes, así como todos los cuidados propios de quien se ha sometido a una cirugía.

Mito: La comida picante y el aceite de ricino ayudan a inducir el parto Falso. No existen estudios sustentados al respecto, y esto sigue formando parte del imaginario popular. Además, con estos métodos las dosis suelen ser imprecisas, y por estar atadas al “ojímetro” de quienes los recomiendan, el consumo de picante o aceite de ricino puede resultar en diarrea o acidez. El parto no es el mejor momento para ponerle más trabajo e incomodidad al abdomen de la mamá.

Mito: La cesárea es más segura que el parto natural Falso. El parto natural es manera más segura para el nacimiento de un bebé. La cesárea es la opción médica si el parto presenta complicaciones por problemas fetales o maternos. La percepción de seguridad de la cesárea podría ser mayor que la realidad porque ha aumentado la edad promedio en la que las mujeres quedan embarazadas, lo cual aumenta las complicaciones durante el parto. Pero no pasa de ser eso, una percepción.

Mito: Las mujeres caderonas dan a luz con mayor facilidad Cierto. La forma de la pelvis es ideal cuando la mujer tiene caderas anchas, porque si hay un buen diámetro esto facilita el tránsito del bebé por el canal de parto. Sin embargo, hay algunas mujeres cuyas medidas son engañosas, que pueden verse caderonas, pero que tal vez su tamaño real no sea el ideal para un parto fácil. Eso lo determina el obstetra.

PARTO

Mito: Hacer un pequeño corte en el perineo es un procedimiento rutinario en los partos Falso. Este corte se llama episiotomía, no es difícil de realizar, y si bien fue popular hasta hace pocas décadas, cada vez se recurre menos a él. El argumento a favor suele decir que reduce el desgarramiento perineal, y que puede prevenir la incontinencia urinaria cuando la mujer es mayor. Sin embargo, la medicina actual se inclina cada vez más hacia no practicarla. Además, la episiotomía puede aumentar el dolor tras el parto. Solo debe hacerse en caso de necesidad. Para asegurarse, lo mejor es tratar bien este tema con el médico antes del parto.

Mito: Romper fuente es algo espontáneo y abundante Cierto a medias. Es cierto que cerca de la quinta parte de las mujeres presenta un rompimiento de fuente evidente y abrupto. Por supuesto, si sucede, es una señal clara del inicio del trabajo de parto. En cuanto al drama, déjelo a las películas, porque en muchísimos casos el rompimiento de fuente se hace en el hospital, bajo supervisión médica.

Mito: Las relaciones sexuales ayudan a inducir el parto Cierto. Esto se debe a que el semen posee unas sustancias llamadas prostaglandinas que ayudan a reblandecer el cuello del útero. Por su parte, el orgasmo femenino libera occitocina, lo cual facilita las contracciones uterinas. Sin embargo, si el embarazo es avanzado las relaciones podrían ser molestas y poco placenteras.

 

* Periodista. Este artículo contó con la colaboración del ginecobstetra de Colsanitas Alfredo Ruiz Rivadeneira.SEPARADOR

 

Etiquetados con: Parto / Mujeres / Bebés / profesionales /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar