Mascotas felices: reflejo de un amo responsable

Por: / Febrero 2021

Adoptar una mascota va más allá de escoger si se quiere un animal negro o con manchas. Hay que pensar en la responsabilidad que implica estar a cargo de un ser que siente y merece atención.

SEPARADOR

L

as mascotas no son juguetes. El propietario debe saber que tiene la responsabilidad de velar por su mascota y brindarle todos los cuidados que necesite. Los animales domésticos requieren atención, lo cual implica tener tiempo para jugar con ellos y pasearlos, llevarlos regularmente a controles médicos, darles la comida adecuada y educarlos. Esto también supone una inversión económica que debe tenerse en cuenta, en la que no se suele pensar porque algunos dueños ven a su mascota como un ser independiente que se puede cuidar solo.

Antes de comprar o adoptar un animalito para la casa, es importante analizar si se cuenta con el tiempo, espacio, dinero y voluntad para darle un estilo de vida digno.

MascotasFelices CUERPOTEXTO

Perros vs. gatos

Según Vladimir Galindo, veterinario de la Clínica de Pequeños Animales de la Universidad Nacional, un gato no necesita tanta atención y espacio como un perro; así que los felinos son una buena opción para aquellos que están todo el día fuera de casa y viven en espacios pequeños. Sin embargo, no quiere decir que estos animales no necesiten cuidado: hay que jugar con ellos, comprarles juguetes para que puedan rascar y afilar las uñas. Nadie quiere que su mascota supla esa necesidad de rascar dañando los muebles o las puertas de la casa.

Por otro lado, los gatos deben tener un lugar específico para ir al baño. De acuerdo con Galindo, un felino necesita dos areneras para hacer sus necesidades: si una está sucia puede usar la otra. Entre más gatos haya en casa, más areneras debe haber porque son muy sensibles a los olores y si su baño está sucio se irán a otro lugar. Por eso, la caja de arena tiene que limpiarse al menos dos veces al día.

“Se tiene la creencia de que los gatos son traicioneros porque son solitarios, pero ellos en realidad se encariñan mucho con sus dueños”, dice Galindo. Y añade: “los gatos, especialmente si son de pelo largo, son más tranquilos y pueden ser una excelente mascota para un adulto mayor”.

Los perros, por otra parte, necesitan atención: deben aprender a hacer sus necesidades, tener horarios para comer y dormir, pasear, correr, etcétera. Esto implica que el propietario tiene que sacarlo a la calle por lo menos dos veces al día y darle dos raciones de comida diaria, además de jugar con él y darle cariño.

Hay otra consideración importante con respecto a los caninos y es la raza: el dálmata, border collie, beagle o schnauzer son perros muy activos e inquietos, así que un apartamento no es el mejor lugar para ellos. “La gente escoge un perro porque le parece tierno o porque es chiquito, pero algunos tienen un temperamento muy fuerte y no les gustan los niños”, dice Galindo. Algunos de los perros más tranquilos son el golden retriever, labrador, chitzu, maltés, pincher y chihuahua, pero mejor es consultar con un especialista y escoger el perro que mejor se adapte al estilo de vida del propietario.

Otro tema importante que hay que tener en cuenta a la hora de adoptar es si la mascota es de pelo largo o corto; un perro de pelo largo necesita cepillado periódico, sea perro o gato, y es muy probable que ambos suelten pelo que puede pegarse a los sofás, a las camas y a la ropa. Por eso, también hay que pensar que la tenencia de este tipo de animales implica ser más riguroso con la limpieza.

Mascota sana, propietario sano

Un animal que está al día con su esquema de vacunación y se desparasita mínimo dos veces al año tendrá una expectativa de vida más alta, y la probabilidad de que tenga una enfermedad grave será menor. “Las mascotas se vacunan y desparasitan por dos razones: para proteger al animal y para proteger a las personas que viven con él”, dice Carlos Arturo Álvarez, infectólogo de Colsanitas.

La buena salud de una mascota incide en la salud del propietario. El ejemplo más conocido es el de la rabia, una enfermedad que pueden tener tanto animales como personas y que es potencialmente mortal. En Colombia es obligatorio aplicar la vacuna contra este virus una vez al año a perros y gatos para evitar contagios. Existen otras zoonosis (enfermedades que se contagian de animal a hombre) como la leptospirosis, que es más común entre granjeros y veterinarios que tienen contacto frecuente con animales.

En el caso de las enfermedades producidas por parásitos, tal vez la que más miedo produce en las personas es la toxoplasmosis, que afecta a los gatos y que puede poner en riesgo especialmente a las mujeres embarazadas. Sin embargo, médicos y veterinarios coinciden en que culpar solo a los felinos es exagerado. “Un gato solo puede tener el toxoplasma si come animales muertos, pero si come únicamente alimento concentrado el riesgo es mínimo”, dice Vladimir Galindo, veterinario de la Universidad Nacional.

Para el infectólogo Carlos Arturo Álvarez, hay otras formas más comunes de contraer este virus. “El toxoplasma también se encuentra en las carnes crudas, y por eso es mejor consumirlas bien cocinadas y limpiar los implementos de cocina que tuvieron contacto con sangre animal”. Ambos especialistas recomiendan a las embarazadas evitar el contacto con heces de gato.

Solo hace falta consultar a un experto, escoger la mejor opción y seguir las indicaciones del veterinario para tener un animal sano y feliz. Su mascota le devolverá ese favor en forma de afecto, compañía y fidelidad durante muchos años. 

*Periodista, colabora en diversos medios.

 

SEPARADOR

Etiquetados con: Hogar / Abece / Mascotas / Cuidados / Responsabilidad / Perros / Gato /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar