Primeros auxilios para mascotas

Por: / Abril 2021

Ofrecer atención inmediata a perros y gatos en casa puede ser la diferencia entre la vida y la muerte del animal. Nunca sobra aprender unos procedimientos básicos para aplicar mientras llega la ayuda profesional.

SEPARADOR

U

n hueso o un juguete atascado en la garganta, una picadura de animal o alguna lesión traumática pueden suceder en cualquier momento, ya sea en casa o en un viaje. Por eso es de mucha utilidad que los dueños de mascotas conozcan algunas técnicas o procedimientos que se pueden aplicar para preservar la vida de perros y gatos mientras llega la ayuda profesional o mientras llegan a un sitio de atención.

La primera recomendación que hacen los expertos es llamar al especialista para que realice una evaluación inicial, vía telefónica, e indique lo más conveniente.

María Mercedes Contreras es fisioterapeuta y socorrista del grupo K-Sar de la Cruz Roja Colombiana. Ella explica que, si se presenta un evento con perros, hay que hacer una revisión primaria de conciencia, respiración y pulso. Con ello, se le podrá dar información muy útil al veterinario cuando establezcamos contacto.

primerosauxilios CUERPOTEXTO

“La sola aproximación a la mascota herida o conmocionada requiere algunas medidas de seguridad para no poner en riesgo a la persona que va a auxiliarla. De ahí que sugiramos revisar cuidadosamente la zona de la emergencia para evitar que haya elementos peligrosos, colocar un bozal, aunque sea improvisado, y pedir ayuda a otras personas que estén cerca para un abordaje compartido”, dice Contreras. 

La experta y voluntaria de la Cruz Roja advierte que por desconocimiento se puede empeorar la condición de los animales ante alguna eventualidad. De ahí que insista en derrumbar algunos mitos, como que la leche puede disminuir los efectos de un envenenamiento o que meter los dedos en la boca de perros y gatos sea la mejor forma para extraer cualquier objeto que obstruya su respiración.

Para servir de guía en este camino de María Mercedes se refiere a algunas de las situaciones más comunes que requieren una respuesta inmediata:

Ahogo o golpe de calor: Se refiere a la pérdida de conciencia en el perro por deshidratación, frecuentemente tras realizar grandes esfuerzos físicos al correr, caminar o nadar. Requiere su traslado a una zona con sombra y buena ventilación. Lo siguiente es ponerle compresas de agua fría en la ingle, pero no se le debe dar agua para beber hasta que se recupere.

Atragantamiento: Ante la presencia de objetos o comida atascada en la garganta, tanto en perros como en gatos, es útil la maniobra de Heimlich. Consiste en comprimir el estómago de la mascota, mientras está apoyado en sus manos delanteras, para que expulse lo que le bloquea la respiración.

Convulsiones: Cuando perros o gatos se tumban con movimientos intempestivos y botan espuma por la boca, hay que apartar los objetos que puedan hacerles daño, intentar ponerles la cabeza sobre una almohada para evitar lesiones e introducirles una toalla en la boca para que no se hieran la lengua.

Hemorragia: Se debe ubicar la fuente de donde sale la sangre para lavarla con abundante agua fresca; luego, comprimirla con una venda y elevar el miembro afectado para que disminuya el flujo sanguíneo. Es necesario trasladar al perro o gato sobre una superficie recta para llevarlo al veterinario, y solo aplicarle los medicamentos prescritos por el especialista.

Intoxicación: Ingerir alguna sustancia tóxica es de las urgencias más delicadas que pueden enfrentar los dueños de mascotas, porque es poco lo que se puede hacer sin conocimientos especializados. Por eso, las orientaciones más bien tienen que ver con la prevención, la atención a síntomas precoces y las contraindicaciones de obligarlos a tomar leche o inducirles el vómito. Darles de comer pan tostado puede ser útil.

Botiquín básico

Conviene que los hogares con mascotas tengan un botiquín básico que incluya una toalla de limpieza, guantes, jabón, tijeras de punta roma, suero, gasas, vendas, alcohol (para lavar las manos de la persona que asiste), cuerda, jeringa (para limpiar zona de la herida), curas, esparadrapos y vaselina para quemaduras.

Maniobra básica

  • La maniobra de Heimlich sirve para ayudar a expulsar objetos o comida atascados en la garganta. La técnica consiste en comprimir el abdómen.

  • Otra opción es tomar al perro por las patas traseras e inclinarlo. No se recomienda meter los dedos en la boca del animal porque el objeto podría introducirse más.

* Periodista y profesora universitaria

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar