La importancia de ejercitar el suelo pélvico

Por: / Diciembre 2021

Fortalecer el piso pélvico después de una cirugía o lesión puede ayudar a mejorar la incontinencia urinaria. Dos especialistas resuelven las dudas más comunes.

SEPARADOR

E

l suelo pélvico es una estructura anatómica que tienen tanto hombres como mujeres y está conformado por diferentes músculos, vasos sanguíneos y nervios en la base de la cavidad pélvica. Una de sus funciones es sostener los órganos contenidos en esa cavidad (vejiga, útero, próstata y recto) y mantenerlos en su lugar para que funcionen adecuadamente.

Como cualquier grupo muscular, el suelo pélvico también se debilita por cirugías y lesiones, lo que puede causar problemas miccionales y de defecación además de disfunciones sexuales, dolor pélvico crónico y prolapsos, es decir, cuando los órganos contenidos por el piso pélvico se desplazan de su ubicación natural. Por esta razón, existen ejercicios y terapias para fortalecer esta parte del cuerpo y así contrarrestar los efectos de algunas patologías.

A pesar de que en internet circula mucha información acerca del suelo pélvico y de los beneficios de fortalecerlo a través de ejercicios en casa, muchos de estos datos pueden ser inexactos e incluso falsos. Por ello, consultamos con la uróloga María Juliana Arcila y con la fisioterapeuta especializada en suelo pélvico, Bibiana Martínez, ambas adscritas a Colsanitas, para que resuelvan algunas dudas al respecto.

¿El piso pélvico es igual en hombres que en mujeres?

Ya que los órganos que sostienen son distintos, su estructura es diferente y, por lo tanto, no funciona de la misma forma. Además, la capacidad de tener un embarazo hace que las características óseas difieran. En el caso de las mujeres, el suelo pélvico interviene en la micción, la evacuación y la actividad sexual, además de la gestación y el parto, por lo que ellas son más propensas a sufrir problemas en estos músculos que los hombres.  

¿Por qué se deteriora el suelo pélvico?

·      Partos. El 30 % de las madres primerizas presenta problemas para contener la orina debido a un debilitamiento del suelo pélvico.

·      Lesiones.

·      Tratamientos con radiación.

·      Obesidad.

·      Cirugías ginecológicas o de próstata.

·      Envejecimiento. Los músculos y los ligamentos pierden colágeno con la edad.

·      Malas posturas al caminar y al permanecer sentado.

¿Fortalecer el suelo pélvico mejora la incontinencia urinaria y fecal?

Existen dos tipos de incontinencia urinaria: la incontinencia urinaria de esfuerzo, la cual se presenta cuando existe escape de orina al estornudar, toser, reírse o cambiar de posición; y la incontinencia urinaria de urgencia, en la cual se desencadena un deseo súbito de las personas de ir al baño. Ambas son diferentes y pueden ser causadas por enfermedades diferentes. Por lo que es aconsejable acudir a un especialista que evalúe los síntomas y determine las causas. En el caso de las mujeres, es posible que la paciente sea remitida con un fisioterapeuta para trabajar el debilitamiento del suelo pélvico.

En el caso de los hombres, los ejercicios del suelo pélvico pueden ayudarlos con la incontinencia de emergencia ya que se mejora el control mental que se debe tener al miccionar. Si el origen de la incontinencia es una cirugía por cáncer de próstata (prostatectomía radical), los ejercicios del suelo pélvico pueden ayudar en la recuperación del paciente antes y después de la intervención quirúrgica.

Cabe añadir que, para los niños, sobre todo si son mayores de 14 años, existen tratamientos para evitar infecciones urinarias causadas por un control deficiente de los esfínteres que permiten una micción adecuada. “La fisioterapia les ayuda a relajar los músculos en lugar de contraerlos, que es lo que ellos normalmente hacen”, explica la doctora Arcila.

La terapia también ayuda a tonificar la musculatura del esfínter anal, lo que evita la incontinencia fecal.

PISOPÉLVICO CUERPOTEXTO

El 30 % de las madres primerizas presenta problemas para contener la orina debido a un debilitamiento del suelo pélvico.

Además de la incontinencia, ¿Para qué sirven los ejercicios del suelo pélvico?

Al ejercitar los músculos de la pelvis, estos se hipertrofian, lo que significa que crecen y se tonifican, lo que podría traducirse en una mayor fricción a la hora de tener relaciones sexuales con penetración. Esto aumenta la capacidad para tener orgasmos tanto vaginales como de clítoris. No obstante, en los orgasmos intervienen tantos factores distintos que la parte mecánica no tiene tanto peso como un ambiente cómodo y una estimulación adecuada. Ahora bien, en mujeres que padecen de dolor o algún trastorno en el piso pélvico que les impide disfrutar de las relaciones sexuales, la terapia adecuada va a tener un impacto positivo.

¿Se puede curar la eyaculación precoz con terapia del piso pélvico?

La eyaculación precoz puede deberse a factores biológicos como infecciones en el tracto urinario o factores genéticos, como hipersensibilidad en el glande. En general, las causas de la eyaculación precoz tienen que ver con un componente mental y no físico. Los tratamientos usuales para esta condición incluye entrenamientos conductuales y asesoría psicológica.  

Por otro lado, hay pacientes que no pueden eyacular o sienten dolor al hacerlo porque tienen una alteración en el piso pélvico. Para estos casos, existen terapias dirigidas a esa zona que los pueden ayudar.

¿También puede ser parte del tratamiento para la disfunción eréctil?

Aunque no existe evidencia científica contundente al respecto, es posible que el entrenamiento muscular haga que la zona reciba una mayor irrigación sanguínea, lo que mejoraría las erecciones. “He tenido pacientes hombres que están trabajando con una disfunción miccional y que han tenido una mejoría también en el ámbito sexual”, apunta Martínez. Cabe recordar que la disfunción eréctil está relacionada con enfermedades cardiovasculares, psicológicas y ciertos tratamientos médicos.

¿En qué consisten los ejercicios de fortalecimiento de esta zona?

Los ejercicios de Kegel son una serie de actividades rutinarias diseñadas para fortalecer el suelo pélvico que son fáciles de llevar a cabo y se pueden realizar en cualquier lugar mientras la persona está acostada o sentada. Para practicarlos, primero es necesario identificar los músculos que controlan la micción, y esto se hace fingiendo que se tiene el impulso de orinar para luego intentar contenerse. En ese primer paso, se va a sentir que los músculos de la pelvis suben y bajan. Luego de que ya se han identificado los músculos, lo que queda es hacer ejercicios repetitivos, tensionando y relajando en series que duran unos segundos.

Aunque son pocos los riesgos que conlleva realizar ejercicios del suelo pélvico de forma autónoma, también son pocas las ventajas que puede ofrecer sin la asistencia de un fisioterapeuta. En muchos casos, se podrían estar realizando sin brindar ningún beneficio, y en otros, un exceso de presión o una actividad desmedida podría traducirse en dolor y lesiones que empeoren cualquier condición. 

¿Qué otras terapias existen para fortalecer el suelo pélvico?

Si un paciente tiene una enfermedad que pueda estar relacionada con una lesión o debilidad en los músculos del suelo pélvico, éste puede ser remitido a fisioterapia especializada. Allí el médico evaluará las necesidades del paciente y prescribirá la terapia apropiada. Esta puede ser manual, con Biofeedback (registro visual de la zona que facilita la realización de ejercicios), con electroestimulación, entre otras.


* Periodista de Bienestar Colsanitas.

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar