Qué son los hemoparásitos y cómo prevenirlos

Por: / Enero 2023

Evitar las pulgas y garrapatas en las mascotas es la mejor forma de prevenir infecciones. Y una manera sin igual de manifestarles amor. 

SEPARADOR

Los hemoparásitos son organismos que llegan al torrente sanguíneo de los perros y los gatos a través de vectores, es decir, otros parásitos externos (o ectoparásitos) como los mosquitos, las pulgas y las garrapatas. Cuando estos ectoparásitos entran en contacto con el animal le transmiten enfermedades. Su peligrosidad radica en que atacan directamente algunos componentes de la sangre (leucocitos, glóbulos rojos o plaquetas), son muy difíciles de detectar y las infecciones que producen pueden ser mortales. Por eso es necesario evitarlos.

Efraín Benavides, médico veterinario y docente investigador en el campo de la salud animal con énfasis en epidemiología y parasitología veterinaria, precisa que las bacterias, los nematodos y los protozoos son tipos de hemoparásitos que actúan como agentes transmisores de enfermedades. Entonces, cuando un perro está infectado y es mordido por una garrapata o una pulga, éstas pueden propagar las enfermedades, que contagian a otros animales y, rara vez, a humanos.

“En las zonas urbanas regularmente hay muchos perros y gatos abandonados que son presa fácil de pulgas, mosquitos y garrapatas. Es así como se convierten en foco de vectores que transportan los hemoparásitos y ponen en riesgo a los animales que tenemos en nuestras casas. Hay que tener en cuenta que los países ubicados en la zona intertropical, como Colombia, con temperaturas promedio entre 28° C y 18° C, tienen más riesgo de propagación de enfermedades parasitarias puesto que en el calor los ectoparásitos (o insectos) tienen más posibilidades de supervivencia. Ante eso, la solución es la tenencia responsable de mascotas y las políticas públicas para minimizar la presencia de perros y gatos callejeros”, explica el académico.

Hay una gran variedad de hemoparásitos cuyos nombres son rarísimos y las enfermedades que transmiten a los perros son denominadas en función del parásito que las causa. Ahí se encuentran la dirofilaria, la erlichia, el anaplasma, la leishmania, el hepatozoon o la babesia. Los gatos, en cambio, se ven frecuentemente afectados por la bacteria parasitaria Haemobartonella felis, que ataca los glóbulos rojos y, en su variedad más virulenta, puede causar anemia severa con desenlace fatal.

Hemoparasitos1 CUERPOTEXTO

Medidas preventivas

El médico veterinario Antonio Villamizar, director de la clínica Origen Animal en Santa Marta, dice que la clave está en atacar la primera barrera con insecticidas que acaben con las pulgas y garrapatas en el ambiente donde permanece el animal.

“Incluso usando garrapaticidas y antipulgas la mascota puede resultar infectada, porque si el producto está en la fase en que pierde efectividad, entonces el insecto tiene tiempo de morder al perro y transmitir el hemoparásito antes de ser repelido. De ahí la importancia de cumplir con los tiempos recomendados por el fabricante para la renovación del insecticida, de tal manera que el bicho en cuanto ataque se intoxique de inmediato”, comenta el médico veterinario. 

SEPARADOR

LA CIFRA

Una garrapata puede poner entre 3.000 y 7.000 huevecillos cada vez, después del apareamiento. 

SEPARADOR

Villamizar explica que los síntomas comunes de perros y gatos en una primera fase de infección con hemoparásitos son la inapetencia, el desánimo y la temperatura corporal mayor a 38° C. Si se detecta en esta etapa, la mayoría se recupera. Pero si ya han transcurrido más de dos semanas desde la infección, los animales pueden presentar palidez, deshidratación, inapetencia, pérdida de peso y dolor en las articulaciones. En este caso, habrá que actuar rápido porque el animal puede descompensarse y morir.

Entre los hemoparásitos más temidos está el nematodo Dirofilaria immitis, que causa la enfermedad conocida como gusano del corazón. Villamizar dice que este parásito se aloja en la arteria pulmonar, genera un taponamiento que afecta el flujo de sangre y produce un paro respiratorio: “la mayoría de las veces en los perros se detecta de forma incidental o cuando ya está muy avanzado. Y por eso lo mejor es prevenirla, porque el tratamiento es costoso y riesgoso. En gatos esta enfermedad es mortal”, apunta el especialista.

Para diagnosticar si los síntomas de las mascotas se relacionan con hemoparásitos, los médicos veterinarios recurren a exámenes de laboratorio, como hematología o frotis de sangre. También están las pruebas serológicas y citologías, y si se sospecha de la presencia del gusano del corazón un ecocardiograma permite orientar el diagnóstico.

La literatura sobre el tema especifica que algunos animales con hemoparásitos pueden convertirse en pacientes crónicos, es decir que nunca se curan del todo de las enfermedades que éstos transmiten y deben estar bajo control médico permanente.

Hemoparasitos2 CUERPOTEXTO

 

 

 

 

 

 

 

*Periodista, investigadora y profesora universitaria.

SEPARADOR

Etiquetados con: Colombia / Perros / pulgas / garrapatas / Mascotas / Amor /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar