COVID-19 y enfermedades crónicas

Por: / Abril 2020

Consultamos con algunos expertos cuál es la relación que existe entre las enfermedades crónicas y la letalidad del nuevo coronavirus. Detalles y recomendaciones sobre el cuidado de población vulnerable.

SEPARADOR

E

l mundo tuvo conocimiento de la COVID-19 hace apenas cuatro meses. Hasta ahora sabemos que es una enfermedad que produce el contagio de un virus de la amplia familia de los coronavirus. Ni el cuerpo humano ni la ciencia ni el sistema de salud están completamente preparados para combatirlo.

La enfermedad causada por el nuevo coronavirus es un síndrome respiratorio agudo que puede desarrollarse una vez el virus ingresa al cuerpo a través de las mucosas que se encuentran en ojos, nariz y boca, después de que una persona contagiada habla, estornuda o tose a menos de dos metros de distancia, o después de tocar una superficie que ha sido tocada por una persona contagiada. Es por esto que todas las personas tenemos el mismo nivel de riesgo de contagio, y ese nivel de riesgo es alto.

Covd 19CUERPOTEXTO

Lo que es distinto son nuestras posibilidades de superar esta enfermedad. En un cuerpo con un sistema inmunológico fuerte puede durar de una a dos semanas, y significar síntomas de resfriado entre leves y moderados. Incluso, algunas personas, principalmente hasta los 40 años, resultan asintomáticas: tienen la fortuna de no padecer los malestares de la enfermedad, pero pueden contagiar a otras con facilidad. En Corea, el 20 % de contagiados fue asintomático, por eso la medida de confinamiento en todo el mundo es la más efectiva para frenar la curva de contagio.

Como el sistema inmunológico es el encargado de reaccionar ante infecciones, bacterias y virus, es común que sean las personas jóvenes quienes tengan en mejores condiciones este mecanismo de defensa. En cambio, los adultos mayores tienen una respuesta más lenta. Según el profesor Kim Woo-joo del Hospital Universitario Guro, de la Universidad de Corea, el sistema inmunológico de una personas de más de 80 años casi se puede comparar con el de un paciente con cáncer, por la rapidez del deterioro.

Condiciones preexistentes

Existen otros obstáculos además de la edad para enfrentar la COVID-19, y son las enfermedades crónicas y los hábitos de vida inadecuados. El profesor Woo-joo afirma que una persona puede verse más afectada si tiene alguna condición como problemas cardiovasculares, una enfermedad crónica pulmonar, diabetes o si son fumadores. “Como la nicotina puede acumularse en el sistema respiratorio, los fumadores también pueden enfermarse gravemente. También la gente que toma medicamentos inmunosupresores, como esteroides o fármacos anticancerosos”, recalca.

Por ser la COVID-19 una enfermedad tan reciente, los médicos no saben a ciencia cierta por qué los padecimientos de tipo cardiovascular, por ejemplo, empeoran la situación. Frente a esto, el doctor Carlos Arturo Álvarez, médico infectólogo y vicepresidente de Salud de Clínica Colsanitas, comenta: “Por ahora lo que sabemos es que la mayoría de muertes en China y Europa están asociadas a estas enfermedades, porque el virus afecta las defensas y, aunque tienen menos posibilidades de curarse las personas mayores, en jóvenes también puede tener desenlaces fatales”.

SEPARADOR

"Una persona puede verse más afectada si tiene alguna condición como problemas cardiovasculares, una enfermedad crónica pulmonar, diabetes o si son fumadores".

SEPARADOR

De acuerdo con el número de personas fallecidas en otros países por COVID-19 con problemas cardiovasculares, se cree que esta afectación tiene que ver con las formas que tiene el sistema inmunitario para contrarrestar los antígenos. Según la Fundación Cardioinfantil (FCI), “la incidencia de síntomas cardiovasculares es alta, principalmente en aquellos pacientes con diagnóstico de insuficiencia cardiaca, en parte debido a la respuesta inflamatoria sistémica, a los trastornos del sistema inmunitario durante la progresión de la enfermedad y a efectos directos sobre el sistema cardiovascular”.

Al ser tan agresiva la respuesta del sistema inmunológico ante el virus, esta puede resultar peligrosa para el resto del cuerpo. Cuando el nuevo coronavirus infecta algunas células inmunitarias crea confusión, y así el sistema inmune ataca a la nueva amenaza, pero también a las células sanas. Aunque en la mayoría de los casos el sistema inmune logra mantener el control y acaba únicamente con las células contagiadas, en el organismo de las personas que padecen enfermedades crónicas esta lucha es más difícil de soportar, y pueden verse gravemente afectados otros órganos como el corazón o los riñones.

En los pacientes con cáncer aumentan los riesgos de complicaciones asociados a COVID-19. Andrés Felipe Cardona, oncólogo adscrito a Colsanitas, explica que el mayor riesgo se debe a que son inmunocompetentes, por tener más morbilidades y mayor edad (en algunos casos). En Colombia se presentan cada año 100.000 casos nuevos de pacientes oncológicos, y de éstos, 6.000 casos corresponden a cáncer de pulmón.

Covd 191CUERPOTEXTO

Recomendaciones

Las recomendaciones de cuidado para pacientes con problemas cardiovasculares, diabetes, hipertensión, cáncer, enfermedades inmunosupresoras como sida, obesidad, depresión, adicción al tabaco o las drogas, hasta ahora son similares a las de toda la población en general si aún no ha habido contagio: no salir de casa y lavarse las manos con frecuencia. Estas medidas, acompañadas de una alimentación balanceada y completa, son fundamentales para evitar la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

En caso de tener algún síntoma como fiebre, tos seca persistente o dificultad para respirar, debe llamar de inmediato al Sistema de Orientación en Salud de Colsanitas y mencionar sus condiciones preexistentes, para que se evalúe su estado y pueda ser atendido en casa, o trasladado a un centro hospitalario acorde con la complejidad de la situación.

  

*Periodista de Bienestar Colsanitas.

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario