¿Llegó el momento de vivir en un hogar geriátrico?

Por: / Diciembre 2022

Para ninguna familia es fácil dejar a un adulto mayor en una institución geriátrica. Sin embargo, con respeto y compasión este momento puede hacerse más llevadero.

SEPARADOR

Ingresar a un familiar en una residencia geriátrica puede ser una de las decisiones más difíciles a las que se enfrenta una familia. Y eso se da porque los hogares geriátricos están rodeados de mitos, como que son para personas abandonadas, o que allí se va solo a morir.

Esas ideas alrededor de las residencias para mayores han cambiado radicalmente. Hoy existe una enorme oferta de hogares geriátricos, que varían de acuerdo a las necesidades del adulto mayor y a la capacidad económica de las familias. En algunos se ocupan del cuidado permanente y en otros se tiene la posibilidad de entrar y salir; en algunos hay acompañamiento médico y psicológico y en otros se le brindan a la persona otros tipos de ayuda. En casi todos ofrecen actividades físicas, cognitivas y de entretenimiento, para que las personas que viven allí aprovechen el tiempo de la mejor manera.

La neuropsicóloga Diana Carolina Rodríguez, vinculada a Lazos Humanos by Versania, una empresa de Keralty, comparte algunas recomendaciones para facilitar la toma de esta decisión.

Tener en cuenta la opinión del adulto mayor

 No todos los adultos mayores son iguales ni quieren lo mismo. “Los mayores de 90 años son muy diferentes a los de 60”, comenta la doctora Rodríguez. En ese sentido, es importante tener en cuenta la concepción que tienen sobre los hogares geriátricos, pues esto afecta su deseo, para bien o para mal. También es importante conocer los planes de esa persona para su vejez, cómo se ha imaginado esa etapa de su vida.

Aunque es ideal hacer esto antes de llegar a la vejez, o al momento de tomar la decisión, no es lo más común. En caso de no tener información sobre los planes de esa persona, los familiares deben preguntar: dónde quiere vivir, cómo quiere que le cuiden y qué tipo de cuidado espera en el caso de llegar a tener una condición dependiente del cuidado de otros.

Evaluar si la decisión está acorde con sus necesidades

Se recomienda llevar a la persona a un hogar para adultos mayores cuando necesita cuidados especializados que no se tienen en casa por cualquier dificultad relacionada con el espacio, los equipos médicos o la atención que requiere la persona. “Si el adulto mayor tiene plena facultad para decidir, lo mejor es mediar y acompañar en esa decisión. Pero cuando la persona no tiene la capacidad mental para tomar decisiones, es responsabilidad de la familia”, comenta la doctora Rodríguez.

Para tomar esta decisión, también es fundamental el apoyo profesional de psiquiatras y geriatras. Así lo explica la gerontopsiquiatra adscrita a Colsanitas Rosana Glück: “Nosotros vemos la evolución del paciente, pero a veces a la familia le cuesta ver que el adulto mayor está teniendo otras necesidades. Ahí es cuando uno los orienta sobre qué es lo que puede ser mejor tanto para el paciente como para su familia, porque a veces, cuando hay ciertas patologías, la sobrecarga es compleja y difícil para el cuidador”.

Decir y decirse la verdad acerca de los cuidados que necesita la persona

Es obligatoria la honestidad alrededor de la condición del adulto mayor y los cambios comportamentales que puede presentar: por ejemplo, si hay tendencia a la agresividad, si se levanta por las noches, si usa pañal, si no recibe comida. Ser honesto en el momento de la admisión en una institución geriátrica será imprescindible, para que evalúen si cuentan con las condiciones y el personal capacitado para recibir y atender a ese adulto mayor.

Cuando un hogar devuelve a un adulto mayor, altera su proceso y afecta a la familia, por el impacto que causa verlo desorientado de nuevo. En el caso de personas sanas también es necesario que el hogar ofrezca actividades para atender la condición física, mental y ocupacional. Además, debe contemplar espacios de ocio y permitir visitas de familiares y amigos.

HOGAR ANCIANOS CUERPOTEXTO

Mantener el contacto físico

Que lo estén cuidado en un hogar especializado no significa que no necesite el contacto con su familia. A los adultos mayores les cuesta hacer nuevas amistades, y aunque estén rodeados de muchas personas en las residencias, no necesariamente van a crear vínculos importantes con ellos. Las visitas frecuentes y las llamadas son importantes para mantener el contacto afectivo.

Promover su cuidado emocional

“Los adultos mayores de hoy vienen de una cultura que no facilita gestionar las emociones, sino solo controlarlas, entonces les cuesta expresar que se sienten solos y que les duele su situación”, comenta la doctora Rodríguez. Además, durante la vejez se atraviesan fuertes procesos emocionales asociados al duelo de su círculo cercano. Hay hogares geriátricos que ofrecen acompañamiento psicológico, y es importante contemplar este aspecto; sin embargo, lo más complicado es convencer a los adultos mayores de tomarlo. A ellos les funciona más un acompañamiento espiritual, un cura o guía espiritual, mejor si tiene formación en psicología.

Periodo de adaptación

Tenga en cuenta que las personas mayores con deterioro cognitivo necesitan hasta tres meses para adaptarse a cualquier cambio: de casa, de cuidador, de rutina, hasta el cambio de lugar de los muebles. Adaptarse a un nuevo lugar implica reconfigurar la memoria, porque debe aprender dónde están las cosas o quiénes son las nuevas personas que le rodean.

Los cambios generan una desorientación mayor en las personas con deterioro cognitivo, que tiende a verse como un avance de la enfermedad. “Muchas personas creen que pueden cuidar a su familiar en casa, y cuando se dan cuenta de que es necesario llevarlo a un hogar especial la enfermedad ha avanzado y es difícil para ellos la adaptación”, explica Rodríguez. Si después de tres meses no se adaptó al cambio, se debe evaluar cuál fue el motivo y ajustar lo que sea necesario. Una recomendación importante es llevar todo lo que tenía en su cuarto a ese nuevo lugar y dejarlo muy similar a como lo ha tenido siempre.

 

 

-Este artículo hace parte de la edición 180 de nuestra revista impresa. Encuéntrela completa en este enlace: https://www.bienestarcolsanitas.com/images/PDF%20ED/Bienestar180.pdf 

 

  *Editora de Bienestar Colsanitas.

SEPARADOR

Etiquetados con: Cuidados / adultos mayores / geriátrico / hogares /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar
Gimnasio en la pantalla
Actividad física

Gimnasio en la pantalla