El peligro de exponer a los hijos en redes sociales

Por: / Ilustración: Liliana Ospina / Mayo 2021

Al compartir en redes sociales los momentos emblemáticos del desarrollo de los hijos, estamos exponiéndolos a riesgos innecesarios. Tres especialistas explican cuáles son esos límites y cómo podemos evitar daños a futuro.

SEPARADOR

E

En 2020, Fernanda Restrepo, especialista en crianza y parentalidad, fue víctima de un ciberataque que le dejó claro que no podía seguir mostrando a sus hijas en las publicaciones que hacía sobre crianza sin violencia, respeto a los derechos de los niños. Borró unas 200 publicaciones y luego escribió en su cuenta de Instagram @niunapalmadita: “Desde que entendí los potenciales efectos nocivos a corto, mediano y largo plazo de compartir fotos, videos y ciertas experiencias de los hijos (sharenting) con otras personas a través de Internet, borré todo sin pensarlo y soy cuidadosa con lo que comparto, en extremo”.

El sharenting es una práctica muy común entre los padres. La palabra es un anglicismo que proviene de la unión entre share (compartir) y parenting (crianza/paternidad) y significa compartir en redes sociales fotos, contenido o videos del proceso de crianza de los hijos. Las mamás y los papás, sin mala intención en la mayoría de los casos, postean en cualquiera de sus redes sociales videos, fotos, anécdotas, algunos incluso memes y stickers creados con imágenes de sus hijos. 

Pero lo que parece un acto inofensivo y casi natural —algunos postean el día a día de sus hijos casi sin omitir ningún detalle—, puede tener consecuencias en la vida de los niños. Según el estudio del 2017 de la Universidad de Florida, “Sharenting: Children’s Privacy in the Age of Social Media”, el 92 % de los niños de dos años ya tienen presencia en línea. 

De estos niños, aproximadamente una tercera parte aparece en redes sociales desde recién nacido. En Facebook, el 45,2 % de los contenidos menciona el nombre del niño y 6,2 % especifica la fecha de nacimiento del niño, permitiendo que todos los que ven la publicación conozcan su edad exacta. En Instagram, el 63 % de los padres refiere el nombre del niño, en al menos una foto de su muro de publicaciones. El 27 % de los padres escribe la fecha de nacimiento y el 19 % comparte ambas informaciones. Muchos niños tienen presencia digital incluso antes de nacer porque sus padres comparten la ecografía. Es demasiada información para todas las personas extrañas que pueden tener acceso a nuestros perfiles de redes sociales. 

¿Cuáles son los riesgos de compartir tanta información?

  1. Lo que parece más inofensivo, pero que resulta muy relevante a largo plazo, es la huella digital inconsciente o forzada que estamos creando de otro individuo (nuestro hijo) sin su autorización. La huella digital es toda la información rastreable de nosotros que puede encontrar cualquier persona o entidad en Internet. Un ser humano, de cualquier edad, debería tener la libertad para decidir qué quiere registrar de su vida en la red, porque una vez publicamos una foto o un video este deja de pertenecernos para convertirse en un contenido de cualquier persona que lo quiera utilizar.

  1. La exhibición de nuestros hijos en Internet puede convertirse en material de pedófilos, abusadores o cadenas de pornografía infantil. Según Child Rescue Coalition, una organización que busca proteger a los niños de la explotación sexual, el riesgo de postear cierto tipo de fotos es real y muchos hashtags o temas que parecen inocentes son usados por los delincuentes para conseguir material de pornografía infantil. Aquellas fotos que subimos a nuestras redes y etiquetamos con estos hashtags son muy peligrosas: #nakedchild #modelingchild #toddlerbikini #skinnybabybooty, es decir, fotos de los niños en vestido de baño pañales, desnudos o semi desnudos.

  1. Estamos exponiéndolos a un posible bullying o matoneo. Un buen ejemplo es el video de las dos hermanas que se pelean porque una de ellas apaga la vela de un pastel de cumpleaños. El video se hizo viral y tuvo tantas reproducciones y tantas interpretaciones que la mamá de las niñas tuvo que grabar un segundo video para explicar que se trataba de un comportamiento normal en una relación de hermanas y que solo lo grabó para compartirlo con los familiares que no habían asistido a la celebración. No imaginaba que sería material de stickers, memes y burlas. Así que antes de publicar contenido de nuestros hijos en una situación graciosa o curiosa, pensemos que no todas las personas que lo verán le darán la misma interpretación. 
    SHARENTING CUERPOTEXTOIlustraciones por Liliana Ospina. Instagram: @lilondra.

¿Por qué nos gusta compartir fotos de nuestros hijos?

Camila Laverde es psicóloga clínica y docente del Politécnico Grancolombiano. Para ella, esa necesidad de muchos padres de postear fotos de sus hijos nace debido a dos factores. El primero es la normalización de las redes sociales, ese vínculo estrecho que hemos construido con aplicaciones, teléfonos, redes y que a veces parece tan natural e inofensivo que nos hace pensar que estamos compartiendo nuestro contenido solo con personas conocidas o que nos aprecian. No es así. El segundo es la necesidad de ser validados en nuestro rol de padres: “Somos seres sociales y en la medida en que compartimos más momentos de la crianza nos sentimos validados. Los logros que alcanzamos o alcanzan nuestros hijos adquieren mayor estatus si lo perciben otras personas. Nos hace sentir mejor”, afirma la especialista.

Muchos padres olvidan que debe trazarse una línea entre lo público y lo privado, como afirma Alexandra Ruiz, psicóloga clínica adscrita a Colsanitas: “¿Por qué damos tanta información en redes sociales si siempre estamos tratando de enseñarles a los niños a no hablar con desconocidos, a no recibir nada de desconocidos, a no entregar más información de la necesaria? Hay una incongruencia muy fuerte entre lo que decimos y lo que hacemos con las redes sociales”. 

Nuestros hijos están aprendiendo todo el tiempo del ejemplo de su familia. Enseñarles a mantener una relación sana con las redes sociales es un aprendizaje que deben adquirir desde pequeños para convertirse en ciudadanos digitales maduros, conscientes y poco vulnerables.

La cifra
El 92% de los niños de dos años ya tienen presencia en línea.

    

Recomendaciones para proteger a los niños 

Child Rescue Coalition sugiere a los padres unas preguntas antes de postear un contenido de nuestros hijos en cualquier red social:

  • ¿Por qué estoy compartiendo esto?

  • ¿Quisiera que alguien más compartiera una imagen de mí en esta situación o en esta pose?

  • ¿Quisiera que esta imagen fuera vista y descargada por pedófilos?

  • ¿Quiero que esta foto sea parte de la huella digital de mi hijo?

Fernanda Restrepo agrega otros consejos claves para proteger a los niños de los peligros del sharenting:

  • Edite las fotos o videos que va a poner de ellos. Hay aplicaciones fáciles de usar en el celular.

  • No publique momentos de vulnerabilidad de sus hijos.

  • Si expresan disgusto o no se sienten cómodos siendo grabados no publique ese contenido. Si dejan de hacer algo apenas empieza a grabar y luego usted los graba a escondidas, no suba ese contenido, no es ético con ellos.

  • No suba videos burlándose de sus hijos.

  • No comparta información personal: ubicación, nombre del colegio, barrio, etc.

  • Pida permiso a las madres de otros niños si va a publicar contenido donde salgan sus hijos. Aunque le den permiso, no incumpla las anteriores reglas.

  • Si en algún momento su hijo le pide que borre algún contenido donde salga, hágalo inmediatamente, sin intentar disuadirlo de lo contrario. 

 

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar