¿Diabetes? Ejercicio

Por: / Noviembre 2020

 

El entrenamiento físico ayuda a controlar la diabetes, a retrasar su progresión y, junto con una buena alimentación, mantiene la salud de quien la padece.

SEPARADOR

S

ed, pérdida de peso involuntaria, aumento en la cantidad de orina, fatiga, visión borrosa, llagas que tardan en sanar y los valores de glucosa en la sangre excesivos, son algunas de las manifestaciones de la diabetes cuando tiene un nivel de gravedad alto.

“La diabetes mellitus es una enfermedad en la que los niveles de azúcar en la sangre están más elevados de lo normal. En Colombia se estima que ocho de cada cien personas podrían tenerla y es posible que la mitad de esas personas no sepan que la padecen porque no presentan síntomas”, asegura Luis Miguel Maldonado, endocrinólogo adscrito a Colsanitas.

Para saber si un paciente es propenso a la diabetes se deben tener en cuenta factores de riesgo como tener un familiar en primer grado —padre o madre— con la enfermedad, padecer sobrepeso u obesidad y ser mayor de 40 años, explica el doctor Maldonado. Aunque la persona sea asintomática, el hecho de tener alguno de los factores de riesgo sugiere que se debe realizar una tamización en sangre por lo menos una vez al año. Después de identificarla, el médico podrá orientar al paciente en su tratamiento.

Ejercicio para prevenir la diabetes

Colsanitas cuenta con un programa educativo especializado en diabetes, donde además de consultas individuales y controles, se realizan talleres sobre lectura de etiquetas, porciones de alimentos y cuidado de los pies, entre otros. Alexandra Franco, nutricionista del programa, indica que el sedentarismo y los desórdenes en la alimentación, al igual que las causas genéticas, son otros factores que pueden conducir a la enfermedad. Tanto para prevenirla como para controlarla, la actividad física juega un papel fundamental: “El ejercicio baja los niveles de glicemia porque al practicarlo hay una mayor absorción de glucosa por parte del músculo”, asegura la nutricionista.

El doctor Maldonado subraya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad fuerte a la semana. “En el caso de la diabetes, el ejercicio ayuda a mejorar su control, a retrasar su progresión y, junto con hábitos de alimentación saludables y el cumplimiento de las citas médicas, mantiene la salud de las personas que la padecen”, afirma.

SEPARADOR

El ejercicio baja los niveles de glicemia porque al practicarlo hay una mayor absorción de glucosa por parte del músculo.

SEPARADOR

Andrés Hernández, médico deportólogo adscrito a Colsanitas, añade que la mayoría de los diabéticos tienen problemas de sobrepeso. En consecuencia, el ejercicio de alto impacto puede dañar sus articulaciones. Lo más recomendable en estos casos es caminar en vez de correr, evitar los saltos, abstenerse de practicar crossfit y no jugar baloncesto, fútbol o voleibol. Los ejercicios repetitivos producen un aumento en las cargas de cadera, rodillas y tobillos que pueden llevar fácilmente a una lesión.

El doctor Hernández recomienda empezar con una intensidad baja o moderada ya que la alta exigencia puede generar problemas cardiacos. “El ejercicio tiene muchas ventajas pero también puede tener complicaciones. La diabetes va dañando las arterias, y entre ellas las del corazón. Si el paciente es mayor de 40 años y tiene asociada tensión alta y colesterol alto, debe hacerse un examen previo para empezar un programa de ejercicio formulado por un médico del deporte”, concluye. 

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar