Así es un curso de primeros auxilios

Por: / Ilustración: Camila Bernal / Abril 2022

¿Sabe cómo reaccionar ante una fractura, o cuando a algún familiar se le atora un alimento en la garganta? Estos conocimientos podrían salvarle la vida a usted o a un ser querido, literalmente.

SEPARADOR

Hace poco la niñera de una amiga entró en pánico cuando el niño a su cuidado tuvo una convulsión. Su capacidad para actuar quedó bloqueada ante el peligro, y lo único que hizo fue gritar y gritar. Los vecinos oyeron los gritos y fueron los que lograron resolver la situación y llevar al niño al hospital.

Estamos poco entrenados para actuar en caso de emergencias o desastres. La imagen tras un temblor o un derrumbe nos es familiar: gente descalza y en piyama en la calle, desorientada, desamparada. Personas que hacen caso omiso a la orden de evacuación frente un inminente desastre natural, y que cuando deciden salir es demasiado tarde. Nunca está de más recordar la importancia de tener siempre a la mano una pequeña maleta con agua, algo de comida, radio, pito, listas de teléfonos, linterna, los medicamentos que toman de manera permanente los miembros de la familia y otros elementos útiles en caso de que no se pueda volver a entrar a la casa, así como definir el punto de encuentro en caso de que la familia no esté junta en el momento decisivo. El kit básico de supervivencia debe estar siempre listo y a la mano, para no tener que buscar cada cosa cuando se presenta la emergencia.

Primeros Auxilios CUERPOTEXTO

Tenga a mano un morral o botiquín básico que contenga guantes, gasas, tijeras, pinza, alcohol, curas, termómetro y medicamentos esenciales.

A los hospitales suelen llegar niños y adultos heridos en accidentes absurdos, que pudieron evitarse con una rápida revisión de las condiciones de seguridad de sus casas. Cabe anotar que el sitio donde más ocurren accidentes caseros es la cocina y en segundo lugar los baños, así que allí debemos revisar con más atención que los medicamentos, detergentes y agentes químicos queden fuera del alcance de los niños, que los enchufes estén bloqueados y que no haya agua o jabón en lugares de paso, entre otras precauciones.

La reacción ante el accidente también suele ser inapropiada, y así llegan a los servicios de urgencias personas quemadas a quienes les untaron aceite, o cortados con las heridas cubiertas de remedios caseros. Hay que recordar que ante cortaduras o heridas abiertas lo más aconsejable es hacer presión para detener la hemorragia; en segundo lugar, lavar con cuidado el área para evaluar la magnitud de la lesión, y debe evitarse aplicar cualquier tipo de sustancia: ni café, aceites o cremas.

Seguramente todos han visto a una señora que se desmaya en la calle o un centro comercial y al instante se forma un círculo de gente que le quita el aire e intenta revivirla con perfumes, alcohol y hasta cachetadas. Lo primero que debe hacerse es aflojar sus ropas y garantizar que pueda respirar libremente; ayuda subirle un poco las piernas para activar el flujo de sangre. A partir de ese momento podríamos evaluar si reacciona o bien si debemos planear el traslado a un centro hospitalario. Conozco personas que han sufrido lesiones graves en los dedos tratando de impedir que una persona que está convulsionando se trague la lengua, cosa que nunca va a pasar. En estos casos lo importante es contabilizar el tiempo que dure la convulsión y poner una cobija o almohada bajo la cabeza de la persona para evitar que se golpee.

Primeros Auxilios2 CUERPOTEXTO

La cocina y los baños son los espacios en donde más accidentes domésticos ocurren

Con todas estas inquietudes en la cabeza decidí tomar un curso de primeros auxilios. Escogí la Cruz Roja porque es la institución con más experiencia en rescates y ayuda en emergencias alrededor del mundo. El curso básico de primeros auxilios dura 30 horas y cuesta $150.000. Puede tomarse en dos fines de semana o en días de semana.

En el salón de clases

Durante todo el curso se hace énfasis en dos aspectos. El primero, seguir unos pasos básicos para ayudar: mantener la calma, revisar la seguridad del área para que quien presta la ayuda no termine también afectado, evaluar la situación (tipo de evento, estado de la víctima, recursos para la atención), revisar que no falte la debida protección: guantes, mascarilla, gafas de seguridad, etc. Y, segundo, tener claro que la atención de primeros auxilios es solo el primer paso para atender una emergencia mientras se cuenta con ayuda médica o de rescate especializada. También insisten en la importancia de conocer las líneas de atención en caso de emergencia y de brindar datos adecuados a la hora de llamar pidiendo ayuda: saber dar la dirección, con indicaciones precisas para llegar al lugar y describir bien la situación.

Primeros Auxilios3 CUERPOTEXTO

Es importante conocer las líneas de atención en caso de emergencia y saber dar la dirección, con indicaciones precisas, así como describir bien la situación.

Hay otras situaciones que dependen menos de accidentes y más de la condición previa de salud de la persona: fiebres, desmayos, convulsiones, problemas respiratorios, alteraciones de los signos vitales, reacciones alérgicas a la comida y el temido infarto. Si uno vive o cuida a una persona mayor, o con propensión a estas emergencias, el curso es una necesidad podría decirse que vital. Pero a veces estas situaciones se presentan en un cine, en la calle, en un restaurante, y es importante aprender a responder con prudencia y dando la ayuda de emergencia posible, saber qué hacer para atender y tranquilizar a la persona o transportarla sin riesgos, mientras llegan los profesionales.

El curso da una formación básica general, que incluye otros conocimientos que debe tener la persona que trata de ayudar en una emergencia: cuáles situaciones son peligrosas, qué atención debe dejar a personas más expertas (como las maniobras de resucitación cardiovascular), las medidas de limpieza y de higiene fundamentales, el morral o botiquín básico que debe tenerse a mano, las formas de tranquilizar y guiar a un grupo en una emergencia, para evitar el pánico. Y frente a eventos más extremos —infartos, derrames, crisis diabética—, el curso enseña a tener calma y limitar la intervención en los casos en los que no hay un médico cerca.

Primeros Auxilios4 CUERPOTEXTO

En el curso enseñan a tener claro que la atención de primeros auxilios es solo el primer paso para atender una emergencia mientras se cuenta con ayuda médica o de rescate especializada.

Al terminar el curso uno se siente algo más tranquilo, menos impotente frente a los eventos inesperados, los desastres de la naturaleza o los errores humanos. Sin duda en cada casa debería haber por lo menos una persona capacitada para brindar primeros auxilios, y un curso de estos debería ser obligatorio para quienes tienen niños a su cargo en casas, colegios y jardines infantiles, y para los que cuidan a personas mayores.

 

*Escritora. Autora del libro Los abrazos de Alicia (Editorial Robot).

SEPARADOR

Etiquetados con: Hogar / Recomendaciones / Primeros Auxilios /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar