Guía básica sobre la diabetes

Por: / Febrero 2021

CONTENIDO PATROCINADO

Según la Federación Internacional de Diabetes, 463 millones de personas tienen diabetes en el mundo. Sin embargo, existen formas de controlarla y prevenirla

SEPARADOR

Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica que se caracteriza por el aumento de azúcar en la sangre o glucemia. Esto sucede cuando el páncreas no produce suficiente insulina o ésta no actúa correctamente, generando un exceso de glucosa en la sangre. En primera instancia, la consecuencia es la hiperglucemia, que si no se trata correctamente puede evolucionar a diabetes y comprometer varios órganos.

¿Qué es la insulina?

Es una hormona producida por el páncreas, específicamente por las células beta, que se encargan de regular la cantidad de azúcar en la sangre y permite que las células usen el azúcar o glucosa como energía para el cuerpo.

Tipos de diabetes

Tipo 1 (DM1): Se presenta durante la infancia o juventud temprana. En este caso, el propio sistema inmunitario destruye las células beta y afecta la producción de insulina. Se desconocen las causas de este tipo de diabetes, aunque se sabe que el factor genético es determinante. Es una enfermedad crónica, no tiene cura pero sí un tratamiento de por vida para controlarla y prevenir las complicaciones.

Tipo 2 (DM2): Es el tipo de diabetes más común. Aunque puede desarrollarse en niños, es más común su incidencia en adultos, debido a que es causada por un conjunto de factores como el sedentarismo, el sobrepeso u obesidad, la mala alimentación, y la predisposición genética, entre otros. En este tipo de diabetes sí hay producción de insulina, pero es insuficiente para el manejo correcto de la glucosa. A diferencia de la DM1, es prevenible.

DIABETES CUERPOTEXTO

¿Cuáles son las causas?

En el caso de la DM1, el principal factor de riesgo para su aparición es la predisposición genética. El desarrollo de la enfermedad en la adultez (DM2) puede tener algunas causas como: 

-Sobrepeso u besidad

-Dieta rica en grasas, azúcares y poca hidratación

-Sedentarismo

-Resistencia a la insulina

-Antecedentes familiares en primer o segundo grado de consanguinidad

-Mutaciones genéticas

-Enfermedades hormonales 

La dieta para su prevención y cuidado

Existe la creencia de que sólo los dulces contienen azúcar, pero lo cierto es que también las frutas, verduras y carbohidratos lo contienen. Estos últimos son los que más aportan azúcar al cuerpo, sin embargo son imprescindibles para el buen funcionamiento de muchos órganos. La clave es elegir los carbohidratos complejos, es decir, aquellos que contienen las frutas, leguminosas, cereales o lácteos bajos en grasas y evitar las harinas refinadas.

Alexandra Franco, nutricionista-dietista del Programa de diabetes de Colsanitas, indica que a los pacientes con diabetes se les recomienda comer seis veces al día (desayuno, almuerzo, cena y tres refrigerios) con proporciones específicas para regular los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos. También se les indica la importancia del horario de las comidas, ya que además de ayudar al metabolismo, influye en el manejo y la ingesta de algunos medicamentos y su eficiencia.

Tanto para prevenir la enfermedad como para evitar su progreso rápido, se recomienda evitar los dulces, los fritos, alimentos procesados, harinas refinadas y el exceso de grasas, promover una una hidratación constante y mantener rutinas diarias de actividad física.

Controlar la diabetes con el ejercicio

La actividad física regular mejora la absorción de glucosa por parte de los músculos y esto, además de una dieta balanceada y controles médicos oportunos, ayuda a mejorar los índices glucémicos, retrasar el progreso de la enfermedad y mantener la salud del paciente. 

La Organización Mundial de la Salud recomienda 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física fuerte a la semana. El ejercicio ideal es caminar, correr o montar bicicleta, sin embargo, lo recomendable es consultar a un médico deportólogo para conocer el tipo y la cantidad de ejercicio pertinente para el paciente según sus necesidades y limitaciones, con el fin de evitar diferentes lesiones o problemas cardíacos.

Medición y controles médicos

El paciente con diabetes debe estar permanentemente informado de sus niveles de azúcar  y el estado de la vista, la piel, la función renal, entre otros. Para esto se recomienda la llamada “rutina de diabetes”, una visita recurrente a su médico y los especialistas que lo acompañan en el tratamiento junto con la realización de  exámenes periódicos como el de la hemoglobina A1c, perfil lipídico, función renal, entre otros. 

Muchos pacientes deben medir a diario sus niveles de glucosa y es posible hacerlo desde casa a través del automonitoreo con glucómetro o desde aplicaciones para el celular que son sencillas de manejar y muy eficientes. Algunas de ellas las puede encontrar aquí.

Tenga en cuenta

Si presenta síntomas como la pérdida de peso sin causa aparente, tiene sed y ganas de orinar con frecuencia, tiene úlceras que no cicatrizan, entumecimiento u hormigueo en manos o pies, visión borrosa, aumento de apetito y fatiga, consulte a su médico. Una visita a tiempo podría marcar la diferencia.

SEPARADOR

Fuentes: Organización Mundial de la Salud, Asociación Colombiana de Diabetes, Atlas de la Federación Internacional de Diabetes, Alexandra Franco, nutricionista del Programa de Diabetes de Colsanitas.

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar