El Tropicario, un encuentro con la biodiversidad

Celebramos el cumpleaños número 66 del Jardín Botánico de Bogotá con un recorrido por su Tropicario: 2.721 metros cuadrados para apreciar la biodiversidad de Colombia.

SEPARADOR

E

l pasado mes de abril, el Jardín Botánico José Celino Mutis abrió al público su nuevo Tropicario, una construcción diseñada por el estudio de arquitectura y paisaje Darp. Este gran invernadero, cuyo nombre alude a la representación de plantas de la zona entre los paralelos de Cáncer y Capricornio, está marcado con puntos para que las aves no choquen contra los vidrios. En este nodo de biodiversidad de 2.721 metros cuadrados se ofrecen recorridos de 50 minutos guiados por un educador de planta, con un aforo máximo de 21 personas.

El circuito, dividido en ambientes, comienza por el súper páramo, ubicado en la planta inferior para mantener las condiciones de baja temperatura. Aquí representan la zona más alta del páramo, que colinda con las nieves perpetuas, por encima de los cuatro mil metros de altura sobre el nivel del mar. Como en el paisaje real, presente en el Nevado de El Cocuy, la Sierra Nevada de Santa Marta y el Parque Nacional Natural Los Nevados, hay vegetación entrecortada compuesta por algunas especies de frailejones, musgos, pequeños briófitos y líquenes (una asociación entre alga, hongo y bacterias). El espacio, en el que predominan las lajas de roca, cuenta con ventanas solares, una iluminación artificial que se asemeja a la natural y durante el recorrido se enfatiza en un concepto de agua y conservación, ya que de este ecosistema nacen los principales ríos. 

Tropicario1 CUERPOTEXTO
El Tropicario debe su nombre a la representación de plantas de la zona entre los paralelos de Cáncer y Capricornio.

El siguiente ambiente es la selva húmeda tropical del Chocó. Su precipitación de 10.000 milímetros de agua al año hace de esta zona uno de los lugares más húmedos del planeta. La representación comienza con el manglar, área de transición entre el agua dulce de los ríos con el agua salada del océano Pacífico. En este espacio, donde se recrea la lluvia por tramos, hay plantas de la región, que se caracterizan por tener hojas lisas con ápices agudos que permiten un goteo rápido. El camino conduce a la selva Amazónica, y cada planta puede identificarse con una etiqueta en la que aparece el nombre común, el científico en latín y la familia. Además, tiene un código QR que al escanearlo suministra más información. 

El recorrido continúa con el bosque seco tropical, que representa el ambiente xerofítico de la Alta Guajira y la Tatacoa en Huila, que no son desiertos, pero sus condiciones de sequía son extremas. Una parte del departamento del Tolima, el Cañón del Chicamocha en Santander, los bosques interandinos de los valles del río Magdalena y río Cauca y parte de la región Caribe también cuentan con ecosistemas que pertenecen al gran grupo del bosque seco, que ha venido siendo amenazado ya que sus suelos ricos son utilizados para agricultura y el asentamiento humano ha reducido el hábitat de los animales y de todas las especies de flora que viven allí. Aquí las plantas tienen hojas pequeñas y finas para retener más agua. 

Tropicario CUERPOTEXTOEl circuito posee varios ambientes, entre los que se encuentran: El súper páramo, la selva húmeda tropical, el bosque seco, entre otros.

Tras el bosque, el camino sigue hacia las plantas útiles, clasificadas por especies sagradas para las comunidades indígenas como yagé, coca y tabaco, alimenticias que abarcan desde la yuca hasta el cacao, y diferentes plantas utilizadas a manera de fibras como mimbre, papiro y palma iraca. 

El siguiente ambiente cuenta con una colección especializada para la conservación. Agrupadas por familias, aráceas, orquídeas, bromelias y heliconias han ido desapareciendo en el país debido a la degradación de los ecosistemas causada por la minería ilegal y la deforestación, entre otros factores. El mensaje del Jardín apunta a que la conservación es un asunto que a todos nos compete. En la cotidianidad, mediante la práctica de hábitos amigables con el medio ambiente, podemos hacer parte de los esfuerzos de protección de la biodiversidad colombiana, una tarea que nos convoca en la búsqueda de la armonía y de la paz. 

Tropicario3 CUERPOTEXTOEntrar al Tropicario tiene un costo de 5000 pesos.

Actividades

Como parte del Tropicario, pero en una estructura independiente, se encuentra el Biodiversario, un espacio destinado a exposiciones artísticas relacionadas con la naturaleza. El sábado 7 de agosto se inaugura la muestra Holistic Garden, una combinación de todas las disciplinas en las que se ha desempeñado el artista Leo Carreño: fotografía, escultura, intervención de objetos con plantas y paisajismo. 

Además, como todo primer fin de semana de cada mes, de 9:00 a.m. a 3:00 p.m., este sábado 7 y domingo 8 de agosto, en la plaza de la entrada del Jardín, estará el mercado campesino. Este proyecto, con enfoque agroecológico, ofrece productos frescos y procesados sin intermediarios.

Jardín Botánico de Bogotá

Avenida calle 63 No. 68-95.

Horarios

Martes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

Sábados, domingos y festivos de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. 

Lunes no abre salvo que sea festivo.

Tarifas

Entrada 5.000 pesos.

Niños menores de 5 años y adultos mayores de 62 años no pagan.

Ingreso al Tropicario

5.000 pesos para colombianos, 10.000 pesos para extranjeros.

*Periodista independiente. Es colaboradora frecuente de Bienestar Colsanitas. 

SEPARADOR

Etiquetados con: Turismo / Naturaleza / Bogotá / Colombia / actividades /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar
El cerebro de un atleta
Actividad física

El cerebro de un atleta

Bailar para estar bien
Actividad física

Bailar para estar bien