Todo sobre la tensión arterial

De la mano del doctor José Medardo Rozo, internista y cardiólogo adscrito a Colsanitas y coordinador de la Unidad de Cardiología de la Clínica Reina Sofía, aclaramos todo entorno a la tensión arterial.

SEPARADOR

L

a tensión arterial es la resistencia que ejercen las paredes de las arterias a la sangre que bombea el corazón. Cuando el corazón impulsa la sangre hacia afuera, la tensión es mayor y se llama “presión sistólica”. Al relajarse para recibir más sangre, la presión disminuye y se llama “presión diastólica”.

La medición de la tensión puede variar durante el día dentro de rangos considerados normales, y que van aumentando con la edad. Cambia según las actividades de las personas: es normal que baje durante el ejercicio o que suba al enfrentar una gran tensión psicológica, dolor o estrés. Sube cuando la persona fuma, toma alcohol o se excede con el café. La obesidad, el consumo de alimentos con mucha sal y la insuficiencia renal hacen subir la tensión en forma permanente.

La tensión puede bajar por deshidratación, exceso de ejercicio, diarrea, vómito, infecciones o sangrado crónico. Una baja brusca produce efectos como visión borrosa o con luces, decaimiento, malestar general, náuseas y sensación inminente de pérdida de la conciencia. Esto puede ocurrir a cualquier edad y sin necesidad de estar tomando ningún medicamento. La gente suele decir “le dio la pálida”: médicamente, esto se conoce como presíncope.

TensiónAlta CUERPOTEXTO
Es importante combatir la hipertensión con una dieta saludable y actividad física.

En general, los episodios de hipotensión cortos no tienen efectos dañinos. Pero si no cede antes de cinco minutos, con descanso e hidratación, se considera que hay un “síncope”. En los ancianos con insuficiencia renal, periodos largos de hipotensión pueden dañar aún más las funciones del riñón.

Una tensión alta continua daña el organismo: afecta el corazón y las arterias del cerebro, del riñón y del resto del cuerpo. Se considera que hay tensión alta si está por encima de ciertos rangos recomendados: en Colombia se usan las guías de la Sociedad Europea de Cardiología, que consideran hipertenso a todo mayor de 18 años que tenga la tensión arterial sobre 140/90 (sistólica/diastólica) al menos en dos días diferentes y medida después de haber orinado y de veinte minutos de descanso, sin que la persona tenga dolor o estrés, y sin haber fumado o tomado café ocho horas antes.

Si la tensión es superior a 140, se recomienda ir al médico al menos en el siguiente mes; si es mayor a 160, en los tres días siguientes. Si está por encima de 180 (o la sistólica sobre 90), aunque no haya otros síntomas, existe el peligro de un incidente cardiaco, o de otros efectos como edema pulmonar (agua en el pulmón) o disección de aorta, y se debe ir inmediatamente a urgencias. Y ojo, la tensión hay que medirla: tener la cara roja o dolor de cabeza no indica hipertensión, aunque a veces el dolor de cabeza mismo la suba.

La hipertensión arterial crea riesgos altos: puede producir ataques cardíacos, derrames, trombos o bloqueos de las arterias, rupturas de la aorta o las arterias, y todos estos incidentes pueden ser mortales. En el largo plazo la hipertensión puede producir insuficiencia renal crónica, insuficiencia cardiaca y demencia.

Es importante combatir la hipertensión con una dieta saludable y baja en sal, no fumar, tomar poco café y evitar el sobrepeso. Hacer ejercicio es fundamental.

Y si el médico lo indica, hay que tomar medicamentos para controlar la presión. Todos estos tratamientos se refuerzan y deben aplicarse al mismo tiempo, y hay que evitar caer en el mito de que las drogas que se recetan son dañinas: el 70 % de los pacientes con hipertensión debe usarlas, pero menos del 15 % de ellos lo hace. Esta falta de tratamiento hace que la hipertensión sea la mayor causa de mortalidad en Colombia. Una causa que podría reducirse fácilmente.

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar
La ciencia del pedaleo
Actividad física

La ciencia del pedaleo