Piense en su pensión desde joven

Tomar decisiones inteligentes en edades tempranas garantiza una vejez digna y sin sobresaltos. Aquí encontrará unas estrategias muy útiles.

 SEPARADOR

Para tener una buena vejez se necesita llevar una vida saludable, hacer ejercicio, mantener una alimentación suficiente y balanceada, cuidar las relaciones familiares y de amigos, cultivar la espiritualidad y, sin duda, contar con ahorros para vivir tranquilo y no depender de los hijos, para salir de viaje o incluso para pagar los gastos que puede generar alguna enfermedad.

En Colombia tenemos la posibilidad de afiliarnos libremente a un fondo de pensión entre un régimen de prima media (fondo público) y un régimen de ahorro individual (fondos privados), así lo explica Liliana García Rincón, directora de Bienestar y Calidad de vida de Colsanitas. “Más allá de que las personas se pensionen o no, se deben establecer mecanismos de protección para la vejez como la decisión de ahorrar y tomar decisiones desde edades tempranas para garantizar una vejez digna”, comenta.

Actualmente, solo el 23 % de los mayores de 60 años recibe una pensión en Colombia. No porque no trabajó, sino porque no está suficientemente arraigada la cultura de asegurarse en pensión. También porque no tuvieron suficientes ingresos y porque, además, hay mucha informalidad. Para llegar a la vejez con un plan, siga las siguientes recomendaciones:

La juventud

Durante esta etapa, que va entre los 20 y los 30 años aproximadamente, se forman las bases de ahorro y buen uso del dinero que probablemente se tendrán el resto de la vida. Astrid Velandia, abogada y especialista en derecho del trabajo, explica que “al comienzo de la vida laboral debemos ahorrar, porque es cuando menos obligaciones tenemos, en el caso de las personas que a esa edad todavía no tienen una familia que mantener”. Por esto aconseja que, en la medida de lo posible, los jóvenes ahorren entre el 25 y 30 % de su salario pensando en su calidad de vida en el futuro. Si pueden ahorrar más, mejor.

Por su parte, Juan Camilo González, experto en finanzas personales y fundador de Figuro, considera que es fundamental aprender, antes de los 25 años, cómo funciona el sistema de pensiones para elegir dónde afiliarse al momento de iniciar la vida laboral y a dónde irse después, si decide pasarse de régimen pensional. En Colombia una persona puede cambiarse de régimen (público o privado) una vez cada cinco años, pero se desaconseja hacer ese salto más de una vez. La recomendación general es hacerlo diez años antes y con base en la doble asesoría donde le explicarán cómo funciona y cuáles beneficios le brinda cada régimen. 

Es importante tener en cuenta que el sistema de pensión no le garantiza que la mesada será del mismo valor del último salario que tuvo antes de pensionarse. Por eso, González recomienda pensar en formas de cerrar la brecha pensional, haciendo inversiones a través de emprendimientos, bienes inmuebles o todo aquello que pueda representar una renta al final de la vida laboral. “Nadie se puede pensionar con menos de un salario mínimo, pero para alguien que gane más de dos salarios mínimos, la pensión puede ser desde un 25 % del último salario, hasta un 65 %, en el mejor de los casos”, expone González. 

La adultez

A partir de los 35 años, González recomienda hacer una revisión de la historia laboral. “Muchas personas esperan para hacer esta revisión seis meses antes de pensionarse y ahí el problema es que tal vez muchas de las empresas donde trabajamos ya no existen; si llega a haber un error, sería imposible conseguir un certificado para corregirlo”, comenta. 

Durante el principio de esta etapa, las personas suelen adquirir mayores obligaciones como comprar una casa, un carro o pagar la universidad de los hijos, y esto hace que ahorrar se convierta en una tarea difícil. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, según explica Daniel Ossa, Director del Programa de Adulto Mayor de Keralty, “cuando estamos acostumbrados a un estilo de vida acorde con nuestros ingresos y de un momento a otro tenemos que afrontar ese mismo estilo de vida con menos recursos, se presenta una descompensación muy grande”. Por eso, la etapa de vida entre los 40 y los 60 años es un buen momento para pensar en otras maneras de ahorro, como los fondos de inversión de mediano plazo y de bajo y mediano riesgo, en el caso de que no se decida por una vida más austera durante la vejez. 

Frente a esto, la abogada Velandia añade: “Después de pasar por el momento de mayores obligaciones, las personas llegan a cierta edad, alrededor de los 50 años, donde suelen estabilizarse económicamente y se puede retomar un ahorro alto”. Y además explica que durante esta edad las personas suelen hacerse más conscientes de lo que viene. 

PENSIONES CUERPOTEXTO

La vejez

En esta etapa se revelan las estrategias que usted utilizó en el pasado pensando en el futuro. Así lo explica la abogada Velandia: “Hacia el final de la etapa laboral, la persona no va a pensar en ahorrar sino en recoger los frutos de lo que ahorró desde joven, entonces comienza el proceso de revisión de las semanas cotizadas y el valor que recibirá en adelante. Y yo creo que esa es una preocupación que nos debe llegar desde el momento mismo en que somos activos laboralmente, porque es un proceso largo que nos acompaña durante toda la vida laboral”.

Una recomendación para cuando se acerque la última etapa, es tener al día el historial laboral, revisar que los datos personales concuerden y no haya inconsistencias, y reunir con tiempo los documentos que requiere la administradora de pensiones. En el momento de hacer la liquidación, tenga presente que la mesada pensional corresponde al 70 o 75 % del salario sobre el cual usted cotizó la pensión. Es importante saberlo por el impacto emocional y económico que pueda tener en su vida de allí en adelante. 

Comience con los trámites para la pensión justo después de cumplir 55 años en el caso de las mujeres, y justo después de cumplir 60 años en el caso de los hombres, porque el trámite más largo e importante es revisar toda la historia laboral y recoger los documentos necesarios: fotocopia de la cédula ampliada, registro civil de nacimiento, certificados de cuentas bancarias, registros civiles de matrimonio, documentos de cónyuge e hijos, formularios, etc. Evite quedarse sin ingresos mientras llega la pensión.

Lo ideal es llegar sin deudas de consumo al momento de pensionarse, pues el ingreso se va a reducir y es importante tener tranquilidad para acomodarse a ese nuevo presupuesto y planear el endeudamiento con mayor cuidado.

SEPARADOR

 El dato

La Organización Mundial de la Salud ha dicho que entre 2002 y 2050 la población mayor de sesenta años en el mundo se va a duplicar.

SEPARADOR

 

Claves a tener en cuenta: 

- Es importante ahorrar todo lo que se pueda. Sea 5 % o más del 30 % del salario, según los ingresos y gastos que tenga.

- Es importante preguntarse para qué ahorra y dónde lo hace. Los ahorros de corto plazo son importantes para tomar vacaciones o darse ciertos gustos, pero el ahorro de largo plazo es fundamental para cerrar la brecha pensional.

- Si su carrera profesional le brinda la posibilidad de tener ascensos o subidas de salario importantes, puede comprometerse a tener un ahorro bajo a largo plazo (entre 2 y 5 %).  Pero cada vez que le hagan un aumento, trate de mantener el mismo estándar de gasto que pueda y envíe la mayor parte del aumento a su ahorro (alrededor del 70 %).  

- A largo plazo la inflación tiene un impacto importante sobre el valor de los ahorros. Por eso la recomendación es buscar estrategias de inversión fáciles de entender para que ese dinero tenga algún rendimiento. Una buena opción son los fondos de inversión colectiva o fondos de pensiones voluntarios. Aquí es fundamental buscar asesoría de personas expertas en inversiones y no dejarse seducir por modelos de negocio piramidal o de multinivel que prometan grandes ingresos en corto tiempo.

- Ser propietario de un inmueble también es una opción de inversión, pero preguntarse si entiende cómo funciona este negocio y si está dispuesto a asumir todo lo que significa ser propietario: lugar donde lo va a comprar, valor de los impuestos, posibilidad de comprarlo sin endeudarse por mucho tiempo, etc.

- Tenga en cuenta que cuando hablamos de finanzas todo depende de diversos factores: lugar de residencia, cantidad de ingresos y gastos, momento de la vida, propósito de crecimiento, etc. 

 

SEPARADOR

Etiquetados con: Recomendaciones / Vida / Pensión / Trabajo /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar