El tratamiento para prevenir el VIH

Por: / Mayo 2022

La PrEP es un medicamento seguro para prevenir el contagio del virus de la inmunodeficiencia humana y se puede conseguir en Colombia.

SEPARADOR

Sebastián Arcos, diseñador de Medellín, se sorprendió durante un viaje en el 2019 a la ciudad de Nueva York cuando encontró publicidad de entidades públicas sobre la PrEP (profilaxis preexposición) en las estaciones de metro. En ese momento le parecía irreal que existiera una pastilla para protegernos de contraer VIH y más irreal aún que fuera promocionada como un medicamento seguro, gratuito y promovido por el Estado. La pregunta que le sobrevino luego de la sorpresa fue: ¿para cuándo en Colombia? 

Dos años más tarde se encontraba en una relación serodiscordante —que según la Organización Mundial de la Salud se da cuando un integrante de una pareja vive con VIH y el otro no— y decidió buscar el medicamento. En ese momento lo contactaron del programa PrEP + y le ofrecieron patrocinar su tratamiento, que, aunque estaba autorizado por INVIMA en el país desde el 2019, solo podía conseguirse con entidades privadas, pues las EPS no estaban obligadas a prescribirla. 

¿Cómo es el tratamiento?

La PrEP es una pastilla que suele ser consumida a diario con el propósito de prevenir el VIH. Cuando se toma de manera correcta, puede disminuir hasta un 99 % las probabilidades de contraer la enfermedad a través de una relación sexual. Desde 1990 con la aparición de los antirretrovirales, el VIH pasó de ser una enfermedad casi mortal a una condición que no tiene cura pero es tratable y permite llevar un estilo de vida común, sin tantas alteraciones. Sin embargo, hasta la creación de la PrEP no había más alternativas además del uso del condón para que las personas VIH negativas pudieran protegerse.

Según el médico infectólogo de Colsanitas, Carlos Álvarez, la PrEP funciona así: “En la terapia se suele dar dos medicamentos que son el tenofovir y la emtricitabina, que son los que más se usan en el mundo. Ambos actúan de forma parecida haciendo que el virus no se pueda replicar. Son una especie de anticonceptivos para el virus; mientras la persona se los toma, el virus no se puede multiplicar y así afectar el cuerpo humano”. 

Para empezar un tratamiento de PrEP lo primero que debe hacer es tomar una cita con un médico infectólogo y hacerse una prueba de VIH para confirmar que no tenga el virus, y aunque los siguientes pasos pueden cambiar dependiendo de la entidad médica de salud, lo común es que se prescriba el medicamento por tres meses. Si se desea prolongar su consumo, se deben hacer pruebas de VIH y de otras enfermedades de transmisión sexual de forma periódica. Algunas demandan pruebas de riñones, pues este medicamento puede generar una sobrecarga en este órgano. A las mujeres también pueden enviarles pruebas de embarazo. 

La PrEP es un medicamento que puede ser usado por cualquier mayor de edad que no esté infectado con VIH. Cabe aclarar que no todas las personas con VIH transmiten el virus. Arcos, por ejemplo, empezó a tomarlo cuando era parte de una pareja serodiscordante y aunque su novio era indetectable, se sentía más seguro consumiendo la PrEP, “cuando una persona es indetectable no es posible la transmisión pero hablando con mi novio en ese entonces llegamos a la conclusión de que cada quien tiene la responsabilidad de su cuidado y al tomar PrEP le quitaba a él la responsabilidad y aligeraba las consecuencias de, por ejemplo, olvidar un día tomar sus antirretrovirales”. 

La PrEP es el medicamento que quitó el miedo. Miguel Ángel López, cofundador y director de la fundación Más Que Tres Letras, que nació con el propósito de hacer pedagogía en Colombia alrededor del VIH, afirma que “la PrEP se ha vuelto algo liberador. Siempre vi el VIH como un riesgo muy inminente que además no tenían mis amigos heterosexuales. Lo primero que le dicen a uno cuando sale del closet es ‘tenga mucho cuidado porque le puede dar VIH’. La PrEP se volvió esa herramienta que de alguna manera nos protege y nos quita esa carga que nos han dado desde hace tantos años”. 

PREP CUERPOTEXTO

Aunque años antes se podía conseguir la PrEP con entidades privadas, desde el 2021 en Colombia es posible adquirirlo a través de la EPS. Esto es así porque se hizo una actualización de las guías de atención de VIH/Sida que proporciona el Ministerio de Salud y que no habían sido revisadas desde hacía ocho años. Allí aparece la PrEP como método preventivo del VIH e indica que se puede prescribir a cualquier persona que se considere en riesgo de contraer la infección. 

¿Desde cuándo se puede solicitar a la EPS?

Las guías médicas no son mandatos, sino instrucciones, por eso ningún médico estaba realmente obligado; esto cambió en diciembre cuando salió la resolución 2292 de 2021. En esta resolución se obliga a las EPS a dar todos los medicamentos que sean considerados PBS (Plan de Beneficios de Salud), antes llamados POS (Plan Obligatorio de Salud) y ahí está incluida la PrEP. 

Según Álvarez, la idea es que la PrEP sea un medicamento complementario al uso de otros métodos que ayuden a prevenir el contagio del virus como los condones, “porque lo que estamos viendo es que muchos usuarios solo usan el medicamento y no se infectan de VIH pero se exponen a otras infecciones virales como Hepatitis B y Sífilis”, cuenta. Es por eso que en las campañas de prevención se está usando el término de prevención combinada y es así como se recomienda concebir el medicamento. 

Informarse es fundamental

La decisión de tomar la PrEP debe estar acompañada de información suficiente, pues aunque representa beneficios evidentes, también tiene efectos que pueden ser complejos de sobrellevar. Muchas veces pueden presentar diarrea, náuseas, dolor de cabeza, fatiga y dolor de estómago; sin embargo, en la mayoría de los casos estos síntomas suelen desaparecer con el tiempo. Cuando Arcos comenzó a tomar su dosis diaria sintió los cambios en el cuerpo, “cuando empecé me dio demasiada picazón en el cuerpo, tanto que casi no duermo los dos primeros días. Me tocó ponerme cremas para que se me quitara la piquiña. También tenía mareo y calor, pero después de algunos días no tuve esos efectos”. 

Actualmente las fundaciones como Más Que Tres Letras han enfocado sus esfuerzos, más que en incentivar el consumo, en proporcionar toda la información necesaria para que quienes se crean en riesgo de contraer VIH puedan acceder al medicamento con el conocimiento de lo que implica su consumo. También se han incentivado campañas para que el personal médico conozca la PrEP y sepa la manera correcta de suministrarla. López cuenta que a Más Que Tres Letras han llegado pacientes que indican que “muchos médicos generales se han negado a dar el medicamento e incluso desconocen su existencia, por eso el foco comunicacional es explicarles a todos que estamos ante un medicamento que es también un derecho”. 

Sin duda la aparición de la PrEP es un hito en la lucha contra el VIH, un virus que ataca el sistema inmunitario del cuerpo. Hasta hace apenas dos décadas las herramientas disponibles para evitar contraer el virus no eran lo suficientemente efectivas, hoy esta pastilla promete generar un cambio y aportar para que quienes deseen tomarla tengan más seguridad y tranquilidad y disminuya el impacto del VIH en la salud pública. 

 

*Periodista. Colabora con Bacánika, Habitar y otros medios nacionales.

SEPARADOR

Etiquetados con: Salud / VIH / Tratamientos /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar