Los ojos también necesitan entrenamiento

Por: / Febrero 2021

 Deportistas, pilotos y personal de seguridad usan el entrenamiento visual para mejorar la percepción de profundidades espaciales, formas y tamaños, la memoria visual, entre otras, y así desarrollar todo el potencial del sistema visual.

SEPARADOR

E

n julio de 2014, pocos días después de que Alemania alzó la Copa Mundial de Fútbol que muchos pronosticaban sería para Brasil, se supo que los jugadores de la arrolladora selección campeona tenían una serie de ejercicios visuales incluidos en su programa de entrenamiento.

¿Acaso eran miopes? ¿Estrábicos o bizcos? ¿Sufrían de astigmatismo? No, tal vez alguno tenga un problema que se resuelva con lentes de contacto, pero no más que eso. Simplemente, las directivas del equipo quisieron que siguieran un entrenamiento visual para que fueran más competitivos.

“Las habilidades basadas en la percepción visual son imprescindibles en la elaboración de las respuestas motrices, para optimizar el rendimiento de atletas y deportistas. Algunos deportistas dicen que al mejorar la concentración visual, el balón se percibe al doble de su tamaño, se mueve a la mitad de su velocidad y el campo visual parece ser más grande de lo usual, lo que mejora su confianza en el campo de juego”. Esa es la explicación de los expertos de Eyebix, un centro de entrenamiento de habilidades visuales que hace poco abrió sus puertas en Bogotá.

EntrenamientoOjos CUERPOTEXTO
Fotografías cortesía de Eyebix

 Marcela Camacho, directora científica de Eyebix y optómetra con más de 15 años de experiencia en el tema, dice que el entrenamiento visual se compone de una “serie de ejercicios y técnicas distintos a los de la terapia visual (requerida por aquellos con problemas que deban ser corregidos), dirigidos a personas con ojos sanos que buscan ser más hábiles en sus labores diarias y desarrollar actividades más cómoda y eficientemente, con el menor esfuerzo posible”. Se trata, por ejemplo, de leer mucho sin que eso genere cansancio visual, de conducir con el máximo de atención y concentración y evitar accidentes, de que un policía reaccione más rápido cuando está de servicio o una tenista aficionada mejore sus golpes. 

 

SEPARADOR

El dato

En promedio, después de diez sesiones se empiezan a ver los resultados: la velocidad de reacción y la coordinación ojo-mano mejora un 20 % por ejemplo. 

SEPARADOR

 Los ejercicios se enfocan en mejorar la percepción de profundidades espaciales, la memoria visual y la velocidad de respuesta y de movimientos oculares, la agudeza visual y la percepción de formas y tamaños, entre otros aspectos.

Por ahora, en Colombia el entrenamiento visual está dirigido a cuatro públicos específicos: deportistas aficionados y de alto rendimiento, conductores de automóviles y pilotos, personal de seguridad y miembros de fuerzas militares y niños con problemas de aprendizaje.

Sí, los pilotos necesitan entrenamiento ocular. “Contar con una visión 20/20 no significa tener una visión periférica perfecta ni una velocidad de reacción adecuada. Por ejemplo, el entrenamiento les permite cambiar de foco —de cerca a lejos y viceversa— mucho más rápido y sin ver borroso. En Colombia hasta ahora estamos descubriendo el enorme potencial de esta técnica, pero en países como Estados Unidos, Inglaterra, Australia y Corea del Sur ya es algo masivo”, dice la optómetra.

En promedio, después de diez sesiones se empiezan a ver los resultados: la velocidad de reacción y la coordinación ojo-mano mejora un 20%, por ejemplo. Esta y otras mejoras son cuantificables a través de un moderno software que incluso permite hacer algunos ejercicios en casa, con una intensidad mínima de dos veces por semana.

Señales de alerta

Hay varios síntomas que indican que algo no funciona bien en nuestro sistema visual. Algunos de ellos son: visión borrosa, calcular mal las distancias y los relieves, malestar y cansancio visual después de pasar un tiempo frete al computador o viendo televisión, escribir muy cerca del papel, parpadear mucho, hipersensibilidad a la luz, añadir, saltarse e invertir palabras al leer, dolor de cabeza y dificultad para concentrarse o para caminar, movimientos torpes.


*Periodista colombiana, colabora en diferentes medios.

 

SEPARADOR

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Más compartidos
Le puede interesar
El cerebro de un atleta
Actividad física

El cerebro de un atleta